CubitaNOW
x

Cubita NOW

Muere la perrita de Ulises Toirac: Descansa peyita. Siempre siempre nos vamos a amar

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Arte y Cultura, Cuba

La perrita Lizzy, del popular humorista cubano Ulises Toirac falleció este viernes luego de varias semanas enferma.

"Finalmente la enfermedad le ganó la pelea pero se fue guerreando", escribió el artista en sus redes sociales junto a una foto de su mascota.

"Detesto las redes cuando de algo así se trata porque mi dolor o el de mi familia es naturalmente nuestro y de nadie más. Pero muchos amigos ayudaron, muchos se interesaron por su salud y por otro lado algunos especulan las razones por las que no daré mi directa esta noche", explicó.

"Tampoco quiero poner en vitrina mi dolor. Quiero recordar que Lizzy ha sido la perra más dulce y tierna que he conocido. Y también la más zorra. Solía pegarse cuando yo comía y evitaba que le mirara los ojos mientras lograba no perderle pie ni pisada a mi tenedor cuando yo no la miraba. Disfrutaba salir a la calle ya convertida en dueña del barrio al punto de no poder cambiar sus arreos de lugar porque al menor ruido de las cadenitas...ya era imposible no ceder a sus brincos y ladridos ni a su corretaje simpático por toda la casa", rememoró el artista.

Para Ulises Lizzy les entregó a él y su familia la alegría y el talento natural para el juego, "nos devolvió el cariño con más cariño aún, agradeció la vida que pudimos darle cuando la sacamos de las calles, e hizo la nuestra mil veces más dichosa de lo que se la hicimos a ella. Descansa peyita. Siempre siempre nos vamos a amar ¿si?", concluyó.



Horas antes Toirac había anunciado que suspendería la directa de este viernes. "Espero sepan disculparme los amigos que usualmente se conectan. La semana próxima nos vemos como es de costumbre", dijo.



El pasado Día de los Padres, el humorista contó la historia de cómo habían encontrado a Lizzy y todo lo que significaba para ellos.

"El Día de los Padres tiene muchas acepciones. Yo, como que no tengo hijos pero sobrinos a los que adoro (y sé que es recíproco) y ahijados por los que doy la vida (y sé que la dan por mí), me siento súper completo. Pero además me siento padre de mis mascotas. Y ya que una de ellas lucha por su salud, quiero hacerles su historia en esta ocasión", comentó el artista.

Ulises explicó que a Lizzy la encontró su esposa Alina hace cinco años en los bajos del edificio de su trabajo.

"Una perrita sarnosa pero con unos ojos bellos deambulaba Le ofrecían comida y la aceptaba con delicadeza. Siempre con sus ojazos brillando bajo una piel llena de heridas y casi totalmente en carne viva", dijo.

"Lizzy se hizo dueña primero de la casa, luego de la cuadra y finalmente del barrio. En la medida que recuperaba su lozanía para solo quedar una cicatriz de la sarna en uno de sus costados, aumentaba su confianza y al parecer su creencia en que era la dueña de todo aquello. Especial enfasis en los niños en patinetas y bicicleta. No hay manera que pase uno sin que proteste. Al parecer sufrió abuso en su vida anterior de callejera, especulamos nosotros", agregó.