CubitaNOW
x

support@cubitanow.com

Cineasta cubano exiliado hace 60 años no ha regresado a la isla: Es bochornoso pedir permiso para entrar

Redacción de CubitaNOW

Miami, Estados Unidos, Arte y Cultura, America Latina, Cuba

El cineasta cubano Orlando Jiménez Leal, exiliado hace 60 años, admite que le produce “curiosidad” regresar a la isla, pero considera “bochornoso” pedir permiso al régimen comunista de La Habana para entrar al país donde nació.

Jiménez Leal se fue de Cuba el 2 de enero de 1962 y nunca más ha regresado. Tomó el camino del exilio después de que el gobierno de Fidel Castro prohibiera su cortometraje “PM” en 1961 y advirtiera a quienes protestaron: “contra la revolución, nada”.

El audiovisual Jiménez Leal, codirigido con Sabá Cabrera Infante, hermano del escritor Guillermo Cabrera Infante, constituía un testimonio sobre la vida nocturna en barriadas humildes de La Habana, que distaba del paradigma de sociedad promulgado por el castrismo y su emergente revolución.

“Los artistas somos por definición disidentes de la realidad”, dijo a la agencia de noticias EFE el cineasta de 81 años, que recibirá este jueves un premio por su carrera de parte del recién creado Archivo del Cine Cubano de la Diáspora, una iniciativa surgida en la Florida International University (FIU).

“Eso fue un antes y un después, nos abrió los ojos”, comentó Jiménez Leal sobre la censura de su obra y la respuesta de Castro a los intelectuales cubanos: “Dentro de la revolución, todo, contra la revolución, nada”.

Los fundadores del mencionado archivo fílmico en Miami, el cineasta cubano Eliecer Jiménez Almeida y el catedrático español Santiago Juan-Navarro, consideran que “PM es el “kilómetro cero” del que arranca el cine cubano en el exilio. Jiménez Leal vivió en EE.UU., Puerto Rico y España. Desde hace nueve años, reside otra vez en Miami.

Otra de sus conocidas obras, que dirigió con León Ichaso, es “El súper” (1979), al cual define como un “filme neorrealista cubano” y que “abrió los ojos a muchos que tenían una idea fija de la revolución” presentando las vidas truncadas de los exiliados en EE.UU.

Hoy jóvenes cineastas cubanos independientes, muchos de ellos también fuera de la isla, buscan sus películas y se declaran admiradores suyos, asegura. “El cine ha cambiado mucho, sobre todo en lo que tiene que ver con la incorporación del medio digital. Antes se necesitaba verdadero talento para triunfar en el cine, había que saber de técnica y de cuestiones de la industria, ahora hay oportunidades para muchos más, pero también mucho cine basura”, opinó.

Sobre “Blonde”, el filme de Andrew Dominik basado en la vida de la actriz estadounidense Marilyn Monroe, confiesa que le produce “una mezcla de sentimientos”, pero destaca el “excepcional” trabajo de la actriz cubana Ana de Armas.

Recomendado para ti: