Invasión de sargazos pone en peligro a la fauna marina de la Península de Guanahacabibes

Muerte de peces y problemas graves en la reproducción de tortugas: esas son las consecuencias de una agresiva invasión de sargazos que afecta a la región occidental de Cuba, específicamente, a la Península de Guanahacabibes, en Pinar del Río.

Esta zona es una reserva natural de suma importancia, donde los cubanos tienen un acceso muy limitado, y los turistas deben cumplir ciertas reglas medioambientales.

En esta región pueden apreciarse formaciones coralinas de la variedad negra a solo 14 metros de profundidad. De hecho, los fondos que circundan la playa de María la Gorda están considerados por los especialistas como uno de los más relevantes de Latinoamérica, debido a la flora y fauna que atesoran.

Según informaron medios oficialistas, el área más dañada se encuentra entre La Bajada y Cabo Corrientes.

Los bultos de sargazos a veces alcanzan un metro de altura, por lo que se han tenido que abrir espacios entre estas barreras de macroalgas marinas para que las tortugas entren, aniden, y luego se marchen.

“Lo llamativo no está en la presencia del sargazo, algo que tradicionalmente ha ocurrido, sobre todo entre los meses de abril y julio (…) sino en las enormes cantidades en que ha estado arribando a la región”, expresó Lázaro Márquez, director del Parque Nacional Guanahacabibes.

Se estima que esta invasión de sargazos se debe al cambio climático, y al aumento de la temperatura en los mares.

Imágenes tomadas de Granma y TodoCuba