Aceite de la canasta básica vendrá embotellado y costará un peso

Hasta hace unos días, los cubanos que iban a la bodega a buscar el aceite que le correspondía por núcleo familiar debían llevar un frasco vacío para que el dependiente le echara el aceite a granel en el envase. Se trata de un hábito que se ha practicado durante décadas y que atenta contra la higiene alimentaria de los cubanos.

Según medios oficialistas, ese panorama cambiará a partir del mes de noviembre, cuando solamente los habaneros reciban “el aceite de la canasta familiar normada en pomos sellados de 500 mililitros”.

Se venderá un pomo por persona cada dos meses y costará un peso en moneda nacional. Sin embargo, la medida no aumenta la cantidad del producto, pues hasta el momento se vendían “250 mililitros per cápita al mes”. El gobierno cubano ha dispuesto esta medida “para la protección al consumidor y la política para la inocuidad de los alimentos”.

Si un jubilado vive solo, y gana una pensión de aproximadamente 300 pesos en moneda nacional, podrá comprar el pomo de aceite que vale un peso, pero deberá durarle 60 días.

“El aceite vegetal refinado de soya que se comercializará cuenta con la misma composición que el expendido en CUC (peso cubano convertible) y el recibido hasta la fecha en la canasta familiar (…)  Debido a que el costo de importación de los recursos para garantizar el envasado es elevado, aún no es posible extender la práctica al resto de las industrias del país”, afirman medios de la Isla.