Mal comienzo del campeonato cubano de fútbol

Con mal pie comenzó hace tres días el 103 Campeonato Nacional de Fútbol, lo que supone un retroceso en el nivel futbolístico de las jóvenes figuras, atentando, además, contra el desarrollo de un buen espectáculo deportivo.

Las noticias provienen desde Camagüey, sede del Grupo II del torneo. Este martes se disputó el duelo entre Pinar del Río e Isla de la Juventud, saldado 2-1a favor de los primeros. Sin embargo, ese choque debió efectuarse un día antes a las 2:00 p.m., pero vueltabajeros y pineros llegaron a tierras agramontinas una hora antes del choque, tras recorrer más de 500 kilómetros por vía férrea, según divulgó el diario camagüeyano Adelante.

Lejos de calificarse ese incidente como un suceso aislado, todo indica que la desorganización se ha hecho presente en el terreno de la Academia Provincial de Camagüey, pues el periódico Adelante notificó que el partido de fondo del lunes 19 de febrero, entre los Miuras camagüeyanos y los Marineros de Cienfuegos, inició sus acciones una hora y media después del horario pactado en el calendario oficial (4:00 p.m.), terminándose el cotejo con bastante oscuridad y a favor de los muchachos de la Perla del Sur por 1-0.

Un poco más al este, en el estadio Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, el elenco anfitrión y vigente campeón nacional debutó en el Grupo I con goleada de 3-0 frente a La Habana, equipo este último que arribó a tierras indómitas horas antes de su duelo y sin tiempo necesario para sobreponerse a un tortuoso viaje de más de 12 horas de duración.

Previo al inicio del certamen, la televisión de Santiago de Cuba mostró un reportaje en el que se apreció el mal estado de la cancha Antonio Maceo, saltando las alarmas por la integridad física de los futbolistas, quienes corren un gran riesgo de lesionarse.

El periodista agramontino del semanario Adelante, Félix Anazco Ramos, igualmente alertó de la precaria situación en que se encuentra el terreno de la Academia Provincial de Camagüey, donde varios futbolistas locales sufrieron lastimaduras en las jornadas de entrenamiento.

La no llegada a tiempo de los equipos a las sedes, la demora en el inicio de los juegos, el poco descanso entre partido y partido (48 horas), 24 horas menos de lo que estipula la FIFA, son problemas que urgen solucionarse si se quiere salvar la calidad de un torneo centenario y que por respeto al mismo merece mayor apoyo y atención en su organización por las autoridades competentes.

Fuente: Cubadebate