Nuevo estudio afirma que no hubo ataques sónicos, sino ‘trauma emocional y miedo’

Un nuevo estudio científico sugiere que el llamado “síndrome de La Habana” no fue provocado por “ataques sónicos”, sino por “trauma emocional y miedo”. Así lo indica un informe publicado por el Journal of the Royal Society of Medicine.

Más de 20 diplomáticos estadounidenses resultaron afectados a finales de 2016, lo que desencadenó en una grave fisura en las relaciones diplomáticas entre los dos países, que después de cinco décadas, habían llegado a un momento de “normalización”.

El presidente Donald Trump afirmó al respecto: “Es un ataque muy inusual, como saben. Pero sí creo que Cuba es responsable”.

Sin embargo, el doctor Robert Bartholomew, quien suscribe la nueva investigación, afirma que lo sucedido es comparable a las secuelas que dejan “los traumas de guerra”.

“Un rasgo característico de los síndromes de combate durante el siglo pasado es la aparición de una serie de quejas neurológicas de un sistema nervioso sobreestimulado, que comúnmente se diagnostican erróneamente como conmociones cerebrales y daño cerebral (…) De hecho, algunas de las descripciones de hace 100 años son prácticamente idénticas, hasta el uso de la frase “síntomas similares a una conmoción cerebral”, dijo el científico.

Afirman, además, que el fenómeno pudo estar provocado porque los diplomáticos sabían que se encontraban en tierra hostil y bajo vigilancia constante; en otras palabras: síntomas psicógenos generados por el estrés.