Cubanoamericano pretendió disfrutar sus vacaciones en Cuba pero rentar un auto destruyó sus planes

Cubanoamericano pretendió disfrutar sus vacaciones en Cuba pero rentar un auto destruyó sus planes

Ernesto es un cubano residente en Miami que organizó todo para vivir unas vacaciones en la isla pero, según contó a Cubanet, el alquiler de un auto le echó a perder sus planes.

“Renté un Geely Engrand desde Miami. Me indicaron que debía recogerlo en el Hotel Meliá Habana a las 10 de la mañana el día de mi llegada y que todo estaba bien coordinado. Yo quería rentar el auto por 12 días pero solo tenían disponible uno por 8 días. Me aconsejaron que lo tomara porque no hay autos de renta y ese era el único disponible en la fecha que yo viajaba. Enseguida y sin demoras me cobraron unos 1.250 dólares. Yo estaba confiado porque ya había reservado y pagado mi auto. Me explicaron que allá en La Habana haciendo algunos regalitos podría conseguir la prórroga por los días que me faltaban”, dijo Ernesto Agüero al citado portal.

“Al llegar al hotel que me habían indicado, para recoger mi auto a las 10 de la mañana como estaba dispuesto, me notificaron en las oficinas de Cubacar que el modelo que yo había rentado desde Miami no estaba disponible, que me podían dar un auto más chiquito y de trasmisión manual, de lo contrario debería esperar varias horas a ver si se resolvía el problema. Cada hora que pasaba iba a la oficina y me ponían una nueva traba o un nuevo pretexto, pero yo seguía esperando”, agregó en su testimonio al sitio.

“Después de 5 largas horas de espera en el lobby del hotel y sin aire acondicionado, Ernesto volvió a dirigirse a la oficina para quejarse del mal servicio una vez más y ratificar además que para cobrarle los 1.250 dólares de la reserva sí que no hubo problemas ni demoras. “Al final fui trasladado por un trabajador hacia un hotel cercano donde apareció mi auto. Ahí comenzaron los trámites y el papeleo pero ya había perdido 6 horas de mi primer día de vacaciones. Las prórrogas de los autos están prohibidas en Cubacar, pero pude continuar disfrutando del carro 4 días más porque le hice un regalito de 200 CUC a uno de los funcionarios de la empresa, que sutilmente me dijo que me resolvería”, refirió Ernesto.