Alexander Delgado besa a su hija y provoca molestias en las redes sociales

Alexander Delgado, el creador y líder del dúo cubano Gente de Zona, apareció, recientemente, en una foto en la que se le ve feliz de la vida besando a su hija mayor.

La imagen la posteó, en su perfil de Instagram, la chica, quien se hace llamar kukidelgado y quien, además, jamás imaginó la repercusión que tendría su publicación.

Esta instantánea, que para muchos puede resultar la más tierna y hermosa del mundo, para otros ha sido motivo de molestias y ha generado algunos comentarios que podrían considerarse un tanto retrógrados, si tenemos en cuenta que, en Cuba, y en otros países como Rusia, por ejemplo, el hecho de que algunos padres besen así a sus hijos es símbolo de amor y no de nada más.

Las opiniones fueron muy diversas, tal como les comentantamos, es el caso de lo que dijo Heidy Fer Nodarse: “La gente tiene la mente tan pero tan podrida que es una pena ver en el mundo en el que vivimos. Yo no veo nada malo pero nada en ninguna de esas fotos. Yo a mis hijos le doy besitos en la boca! Cual es el problema????? Estamos en un mundo en el que siempre hay que criticar algo! Nada es suficiente! Por favor! Si cambiamos esas críticas negativas por positivas este mundo sería mejor”.

Sin embargo, Ana Almira señaló: “No creo que exista maldad pero yo muy particularmente no comparto ese modo de demostrar amor o por lo menos no era necesario subir ese tipo de foto con tanto amor por una hija y la otra que tiene con la muchacha que vive en Canadá tuvo que poner una demanda así que cuál es la hipocresía de que es buen padre, por favor”.

Mientras que Miguel Alberto Liriano comentó: “Eso de besar en la boca a un hijo puede ser mucho amor pero hay otra manera de mostrar ese cariño paternal. Yo lo veo tan feo, la boca y el beso es algo tan íntimo, a mi en lo personal no me gusta”.

Lo cierto es que, las personalidades públicas se exponen a comentarios de todo tipo y tienen que estar preparados para ellos, pero también es una realidad que los seguidores tenemos que aprender a respetar la vida de los artistas y de sus familiares, pues ellos también lo merecen.