Actor Luis Alberto García `critica´ al gobierno tras lo ocurrido en La Puntilla

Actor Luis Alberto García `crítica´ al gobierno tras lo ocurrido en La Puntilla

Cubita Now los ha mantenido al tanto de todo lo que ha estado ocurriendo tras la publicación del periodista cubano Iroel Sánchez  titulada `Asalto´ en La Puntilla: 15 mil manzanas para un solo cliente´.

Este artículo dio pie a una investigación del Grupo Empresarial CIMEX y a la consiguiente separación de sus puestos de trabajos de varios empleados.

Por su parte, el actor Luis Alberto García, que no es de los que se queda callado ante tales sucesos, compartió un post con una fuerte `crítica´ al gobierno tras lo ocurrido en el establecimiento comercial.

Desde el humor, destacó-destapó  muchas situaciones reales que ocurren en la isla y que de tan insólitas son casi risibles.

Cubita Now les comparte el texto íntegramente:

16 de septiembre a las 16:24 ·

Decreto 1349        

Acaban de informarme, de muy buena tinta, que se prepara un nuevo decreto, que aseguran, será muy duro en sus términos y propuestas en relación a la venta y consumo de MANZANAS, ese artículo de “primerísima necesidad” para los cubanos.

Aunque todavía es muy temprano para tener el documento en la mano, se han producido algunas filtraciones, gracias a las cuales hemos tenido acceso a “lo que se cocina”.

Ya se ha constituido una comisión integrada por blogueros, articulistas y gacetilleros que ahora mismo está sumida en largas y exhaustivas sesiones de trabajo, analizando el daño irreparable que podría acarrearle a nuestro sistema social el acaparamiento de manzanas en los establecimientos en CUC y su peligroso consumo por una parte de nuestro heroico pueblo.

Hemos sabido que las personas naturales, ciudadanos cubanos residentes en el archipiélago, no podrán adquirir más de 10 manzanas por semestre en todo el territorio nacional. Los dueños de restaurantes y cafeterías particulares que pretendan comercializar zumos, mermeladas, jaleas y otros tipos de dulces o postres que lleven manzana en su confección, deberán retirar de sus cartas cualquier alusión a la fruta prohibida.

Aquellos ciudadanos que por prescripción médica o alguna otra razón de fuerza mayor demuestren que deben consumir manzanas más allá de las 10 semestrales permitidas, deberán llenar “in situ”, en cada tienda o mercado, una planilla de origen y destino en la que aclaren su estatus económico, el estado de sus ahorros y de ser necesario, una copia certificada y legalizada de sus remesas familiares. También, para esos menesteres (comprar manzanas) deberán llevar un expediente con todas sus posesiones (inmuebles, automóviles, etc) que serán analizados por inspectores designados para tales efectos.

Se comenta que de ninguna manera podrán asistir a dichos establecimientos para comprar la fruta de marras, aquellas personas que tengan puestas ropas en las que de alguna manera aparezcan símbolos patrios estadounidenses. Manzana y traición estarán indisolublemente ligadas.

La compra e ingestión de la Manzana (de la discordia) será considerada una prueba fehaciente de que se coquetea de manera sutil o se le rinde descaradamente culto a la norteña potencia y sus lacayos, la mafia. Es una fruta foránea y habrá que salirle al paso a la siempre presente globalización. Nuestro mango también es caro (y la piña y la frutabomba y el mamey y la chirimoya), pero es nuestro mango.

Estarán prohibidas en nuestros medios de difusión masiva y en fiestas o jolgorios particulares absolutamente todas las canciones de Armando Manzanero (en su voz o versionadas por otros intérpretes), otro tanto ocurrirá con el repertorio del famoso cuarteto británico The Beatles, ya que en las portadas y contraportadas de sus discos de pasta, DVDs, BluRays y otros soportes aparece el logotipo de una manzana. Igualmente todos aquellos cubanos que tengan computadoras, teléfonos, iPads, iPhones, iPods y Relojes diseñados por Apple, se verán en la obligación de tapar con cintas pegantes, stickers o pegatinas la manzana que sirve de logotipo a dicha marca. “La Manzana En La Cabeza”, de Carlos Manuel y Su Clan y “Guillermo Tell”, del cantautor Carlos Varela, también sufrirán un largo destierro en el éter criollo.

La talentosa y bella cantante Luna Manzanares y el genial trompetista Yasek Manzano han sido conminados a cambiar sus primeros apellidos en el Registro Civil en un plazo de 15 días hábiles o deberán pagar altas multas, pudiendo llegar incluso a perder irremisiblemente sus nombres de pila.

Compañeras y compañeros: UBÍQUENSE ¡!!

Todas y Todos: SITÚENSEEEEE ¡!!

El incumplimiento de algunas de las medidas que finalmente serán plasmadas en este nuevo decreto será visto como falta grave, en algunos casos y en otros, como falta muy grave.

Decomisos y multas altas vienen en camino.

Candela!!!

Desde los tiempos de Adán y Eva la puta manzana ha estado formando lío y chuchuchú.

Pin Pon fuera, abajo la manzanera!

Viva la indestructible amistad entre el queso blanco y la barra de guayaba!

Pregunto:

– No sería mejor tener mercados mayoristas en los cuáles alguien pueda comprar (en CUC) las manzanas que le salgan de su “entretela mondongal”?

– El dinero (quiero suponer que limpiamente ganado) proveniente de comprar muchas manzanas, no va a parar finalmente a las arcas del Estado?

– Hay alguna legislación que regule la cantidad de manzanas que pueden ser compradas en las tiendas de recaudación de divisas?

– Si alguien llega a una tienda y pide, sin esconderse, sin esconderlas, cientos de manzanas, no será porque cree fehacientemente que no está haciendo algo ilegal?

– Le bajarán el precio a las manzanas?

– No quieren mejor, dar de manera subsidiada las manzanas por la libreta de abastecimientos?

– A alguien le molesta que no alcancen las manzanas para los ciudadanos de a pie y no saben que la inmensa mayoría de esos ciudadanos de a pie no puede comprarlas?

– Por qué algunas personas ven nada más a los acaparadores de manzanas y no a otros acaparadores?

– Por qué nada más que a los acaparadores pequeños y medianos? Por qué no sacuden el manzano?

– Por qué no acaban de liberar las fuerzas productivas?

– Y ese miedo incontrolable al que posee dinero? Al cuentapropista que lo gana sin robar y sin traficar influencias?

– Por qué le temen más a un millonario que a un millón de pobres?

– No quieren darse cuenta de que hace muchos años existen en nuestro país clases sociales que en las escuelas nos repiten que no existen en estos lares?

– Si siempre hubo personas que “sí podían” mientras la gran mayoría “no podíamos”, por qué algunos paladines de la igualdad nunca se preocuparon en ventilar ese preocupante estado de cosas?

Y así las cosas. Lo dejo de tarea.