La llegada del polvo del Sahara afecta la salud de los cubanos

Toneladas de polvo desde el desierto del Sahara, están llegando todos los años a la Isla, lo que constituye para las autoridades cubanas una nueva preocupación ambiental.

Los nubarrones acopian una alta carga de componentes biológicos transmisores de enfermedades, como hongos, virus, bacterias y ácaros, siendo una de las principales causas del aumento del asma bronquial, alergias, afecciones de la piel y dolencias cardiovasculares.

Un estudio realizado por el centro meteorológico de la provincia occidental de Pinar del Río encontró picos “máximos” de asma bronquial que coinciden con la mayor presencia de polvo del Sahara en la isla en junio y julio, explicó un especialista del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, al periódico oficial Granma.

El investigador resaltó que todas las provincias cubanas sufren los efectos perjudiciales del polvo del Sahara, que contiene hierro y sílice, entre otros minerales.

Las partículas inmersas en las nubes, afectan además a los arrecifes coralinos, la calidad del aire y provoca la reducción de las lluvias en verano.

Estas nubes no son sin embargo “exclusivas” del Caribe. También “vuelan” hasta Europa y Estados Unidos.

El motivo de la alarma actual sobre un fenómeno que tiene siglos de existencia parece ser la tecnología satelital, que permite ver la formación de las nubes de polvo durante poderosas tormentas de arena en el Sahara y su posterior desplazamiento.