Cuba sin efectivo para pagar en Western Union

Un artículo de 14ymedio saca ala luz un tema que resulta increíble. Resulta que, según ellos, el Banco Central de Cuba es incapaz de garantizar que las personas en la isla puedan cobrar las remesas que reciben desde otras naciones del mundo.

En el material aparece el testimonio de una señora llamada Carmen Moya quien asegura que este martes, con “solo con un buchito de café en el estómago”, recorrió ocho locales de la empresa estadounidense de transferencia de dinero en la capital cubana. “Me moví en tres municipios: Cerro, Plaza de la Revolución y Centro Habana para poder cobrar menos de 100 CUC”.

Moya es una jubilada cubana “que desde hace una década recibe puntualmente esa ayuda”. Pero como si las largas colas no fueran suficiente problema, se suma entonces esta nueva dificultad.

“Tenemos menos efectivo porque cada vez vienen más clientes a cobrar grandes sumas”, apunta un empleado de la Western Union del Vedado que prefirió el anonimato. Hace unos días un señor cobró dos remesas de casi 5.000 CUC cada una para comprarse una casa”, asegura el material de 14ymedio.

“Actualmente, por cada 100 dólares enviados se reciben en Cuba 89,90 CUC y por 200 dólares, 179,80 CUC. Desde 2010 no existe límite para la cantidad de dinero que puede enviarse a la Isla como ayuda familiar y cobro de herencias”.

“Llevo trabajando en la WU casi desde sus inicios en Cuba y nunca había visto tanta gente cobrando grandes sumas, porque al principio lo que tramitábamos eran remesas que no pasaban de los tres dígitos”, agrega.

“Ahora por aquí se canalizan desde los pagos a los arrendadores de Airbnb, pasando por el dinero de la venta de cuadros de pintores en el extranjero, inversiones para negocios y efectivo para adquirir autos o viviendas”.

La Western Union, que opera desde 1990 en la Isla, era reconocida por sus clientes por la seriedad y puntualidad en las entregas. Sin embargo, con el paso de los años eso cambió y ahora los caracteriza las “caídas” de su sistema informático y la falta de efectivo en sus 490 locales, distribuidos en las 16 provincias y los 168 municipios del país.

“Nos está llegando muy poco dinero y el número de clientes ha crecido mucho en los últimos años”, apunta el trabajador. “Los peores días son los lunes, aunque también tenemos serios problemas cuando se acercan festividades, un fin de año o el Día de los Enamorados (San Valentín), que ya lo tenemos cerca”.

“En 2016 la cifra de remesas enviadas a la Isla marcó un hito histórico de 3.450 millones de dólares, según un estudio realizado por The Havana Consulting Group (THCG), con sede en Miami. Los expertos estiman que los envíos de dinero rondaron los 4.000 millones en 2017”, asegura el medio.

Los años 2015 y 2016 propiciaron un aumento de la emigración, y con ello crecieron también las remesas y las ayudas e inversiones procedentes de EE UU hacia la isla.