¿Por qué en el Caribe cambiamos la “r” por la “l”?

Un artículo del diario británico BBC Mundo analizó las razones por las cuales en el Caribe trasformamos tanto el idioma español, omitiendo letras, inventando palabras y creando una jerga particular para la región.

En el texto titulado ¿Por qué en el Caribe muchos pronuncian la letra “r” como si fuera una “l”?, BBC Mundo revela criterios de la lingüista cubana Roxana Sobrino, quien ha investigado el fenómeno y afirma que el cambio de una letra por otra es un rasgo muy característico del español caribeño.

“Los orígenes del español caribeño constituyen una de las polémicas más candentes de la dialectología hispánica”, escribe por su parte la estadounidense Carol A. Klee en su investigación “El español en contacto con otras lenguas”, citada por el medio.

Entre las múltiples teorías la estadounidense Klee señala tres principales. En primer lugar la llamada “teoría andalucista”, explica Klee, “propone que las variedades del español habladas en el Caribe reflejan la preponderancia de los colonos andaluces y canarios en la región, y los íntimos lazos marítimos, comerciales y culturales que ellos mantuvieron con varias zonas del Caribe en siglos posteriores”.

Por otro lado, la “hipótesis sustratista”, que destaca la influencia lingüísticadel influjo de esclavos de distintas partes de África desde inicios del siglo XVI.

“A Cuba, por ejemplo, fueron trasladados unos tres cuartos de millón de esclavos en menos de un siglo y en el primer cuarto del siglo XIX los esclavos africanos representaban el 40% de la población total de la isla”, cita la lingüista cubana Roxana Sobrino en su tesis sobre el español antillano.

Sobrino afirmó que autores como el filólogo Sergio Valdés Bernal detectó que “en el teatro cubano colonial, el español del negro esclavo se caricaturiza a través de la lateralización de la vibrante erre”.

Sin embargo, aclara, este fenómeno “actualmente no está asociado con un estrato social o un grupo racial”, pues en mayor o menor medida, “todos los hablantes caribeños recurren a él”.

La tercera teoría, la moderada, matiza estas dos influencias junto con otras lenguas, como las nativas, el inglés y francés.

Sobrino cita investigaciones que afirman que en Cuba solo 10% de la población pronuncia la “r” implosiva como si fuera una “l”, en Puerto Rico, en cambio, está extendido.

En una investigación de 2014 sobre este tema, el puertorriqueño Antonio Medina-Rivera cuenta que, como docente de español en Estados Unidos, ha constatado casos de lateralización hasta en la escritura en aquellos estudiantes que aprendieron la lengua por vía oral.

Según su trabajo, este fenómeno tiene tanta carga de identidad nacional como de “estigma en y fuera de la isla”.

Fragmento de texto tomado de BBCMundo