Médicos estadounidenses habían alertado al Departamento de Estado sobre el peligro que corrían sus diplomáticos en Cuba

Médicos estadounidenses basándose en exámenes “altamente especializados”, alertaron al Departamento de Estado de EEUU sobre el peligro que estaban corriendo sus diplomáticos en Cuba en relación con ataques a su salud todavía sin explicación, dieron a conocer testigos que se presentaron hoy en una audiencia del del Subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes.

Kenneth H. Merten, Subsecretario de Estado Adjunto interino para Asuntos del Hemisferio Occidental y Peter Bodde, coordinador del Grupo de Trabajo para Respuesta a Incidentes de Salud, en declaración conjunta recordaron que la cancillería estadounidense tuvo conocimiento de los reportes de los norteamericanos afectados, y también del aumento del hostigamiento del régimen castrista contra ellos, desde finales de 2016.

No obstante Merten y Bodde reconocieron que no fue hasta meses después que empezaron a entender el espectro de severidad de los ataques, y pudieron confirmar su alcance.

“Tal confirmación indicaba que estos incidentes iban más allá del hostigamiento rutinariamente experimentado antes por los diplomáticos de EEUU en La Habana”, acotaron.

Ademas de los galenos involucrados, han colaborado en las investigaciones, el Centro para Lesiones Cerebrales y su Reparación de la Universidad de Pennsylvania (donde fueron evaluados 21 de los 26 diplomáticos y familiares afectados) el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), y el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Los funcionarios aseguran a los congresistas que continúan sus esfuerzos para movilizar todas las capacidades gubernamentales, médicas, investigativas, científicas y de inteligencia a fin de responder a las causas de los ataques, y quién los perpetró.

(Con información de Martí Noticias)