La prensa cubana aspira a autofinanciarse con publicidad

La prensa cubana aspira a autofinanciarse con publicidad

El presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), se refirió, en una entrevista, a los retos de ese sector dentro del país e hizo referencia a sus aspiraciones de autofinanciarse con publicidad.

“La política de Comunicación va a permitir que los medios públicos del país tengan nuevas maneras de sustentarse, no solo a través de la publicidad. Se está hablando del cambio en los modelos de gestión de la prensa.  La política de comunicación nos da tres posibilidades. Primero, el presupuesto del Estado (tenemos una prensa pública y es responsabilidad del Estado sustentar el sistema de los medios públicos); segunda, las formas presupuestadas con tratamiento especial, y tercera la posibilidad de constituir en Cuba empresas de comunicación”, dijo el portal Cuba Periodistas.

“De otra parte, la Política de Comunicación abre enormes posibilidades de transformación en el sistema de medios públicos del país. Por ejemplo, durante muchos años tuvimos prejuicios en Cuba con el uso de la publicidad y el patrocinio. La Revolución defendió otros conceptos en un período determinado por razones que se justificaron en su momento histórico, pero realmente ha ido cambiado el contexto económico del país. Ahora tenemos pluralidad de formas económicas. Por tanto, la publicidad se convierte casi en una necesidad del nuevo contexto económico, y las regulaciones que existen hoy impiden al sistema de prensa, por ejemplo, usar la publicidad en el sostenimiento económico de los medios”, agregó.

Por otro lado, el funcionario señaló que “en los últimos tiempos se ha ido abriendo paso la concepción de que la prensa tiene que formar parte de los mecanismos de control popular. Y el hecho de que Díaz Canel, que forma parte de la nueva generación de dirigentes revolucionarios del país, esté consciente y haya sido un defensor y uno de los principales impulsores de los cambios en la concepción sobre qué debe ser la comunicación de la prensa en Cuba nos da una señal de cómo están cambiando las maneras en que veíamos estos problemas hace unos años”.

“Nosotros tenemos, por un lado, que fortalecer las plataformas tradicionales y, por el otro, avanzar aceleradamente a conquistar los públicos en estos nuevos escenarios. Mi hija es estudiante de segundo año de periodismo. Hago un esfuerzo por llevarle todos los días los periódicos, y trato de embullarla para que los lea, pero no he logrado nunca que abra las páginas de un periódico.  Sin embargo, la encuentro frecuentemente conversando con sus compañeros de trabajo sobre Instagram, Facebook, Twitter”, argumentó.

“Una buena parte de nuestras audiencias se ha trasladado a las redes sociales. Por ahí están los paquetes y otras cosas. Entonces, si nuestro sistema de medios públicos no es capaz de entender el significado de esa realidad para la construcción simbólica de nuestra sociedad, sería un gravísimo peligro para el proyecto político de la Revolución el que no logremos adaptar el sistema de medios públicos a este nuevo escenario contemporáneo”, dijo.