Familias cubanas no podrán cocinar por falta de gas licuado

Después de que la Empresa de Gas Licuado reguló la venta de combustible, las familias cubanas tendrán serias dificultades para economizarse en este sentido; pues un núcleo de cuatro personas tiene que esperar 32 días para comprar una balita de 10 kilogramos por el contrato, y en el mercado liberado solo se puede comprar una cada dos meses, informó Radio Televisión Martí.

En los municipios que conforman el centro urbano de La Habana las personas cocinan con el llamado “gas de la calle”, que llega por tuberías a cada hogar. Sin embargo, otros municipios aledaños ya no cuentan con este servicio, y en las provincias cubanas muchísimos hogares dependen de las “balitas” de gas para llevar la comida a las mesas.

Las colas en las ciudades de la Isla se hacen desde el día anterior para conseguir el gas asignado. Por otro lado, algunas personas comentaron a Radio Televisión Martí que la Revolución Energética, proclamada por Fidel Castro, acabó con lo que tenían y ahora no consiguen piezas de repuesto en los talleres.

En el mercado negro los cilindros pueden conseguirse entre 10 y 12 CUC, y en algunas provincias se están cambiando cada seis meses.