Conoce la única planta cubana de fregado de autos con agua de lluvia

La imaginación del cubano no tiene límites. Hace cualquier cosa para solventar su economía y aprovecha hasta el mínimo recurso que tenga a su alcance. Este es el caso de Ernesto Rivero, quien decidió montar su negocio de fregadora de autos con la utilización de agua de lluvia.

Rivero, el propietario del taller de fregado “La Ecológica”, no tenía mucho conocimiento, ni conciencia, sobre el cuidado del medio ambiente hasta que, casi de manera fortuita, asistió en 2013 a un curso sobre permacultura impartido por la habanera Fundación Núñez Jiménez de La Naturaleza y el Hombre.

En su casa en Cojimar, en la periferia este de La Habana, Rivero tenía un taller de reparación de autos abierto gracias a las reformas que tienen lugar para transformar la economía cubana, pero al terminar el curso comprendió su poca conciencia ecológica y los altos niveles de contaminación generados por aquel negocio.

Pero ¿cómo funciona la fregadora con agua de lluvia?

“Captamos el agua de lluvia y luego utilizamos la gravedad para recoger toda el agua que utilizamos en el fregado. La pasamos por una trampa de grasa donde se queda lo sólido y así la volvemos a utilizar”, contó Rivero en un reportaje publicado por la agencia Xinhua.

Además recicla las grasas que resultan de la limpieza de los autos y del cambio del aceite de los motores.

Una parte de esas grasas, que se recogen en la correspondiente trampa, se utiliza en el servicio del atomizado, que consiste en cubrir el fondo de los autos con una capa de aceites para protegerlos del salitre.

La otra parte se entrega a un cercano taller automotriz en Cojimar, para que sean reciclados por CUPET, la empresa estatal cubana que se encarga del abastecimiento del petróleo y sus derivados.

Los clientes de “La Ecológica” se sorprenden y admiran al conocer el novedoso sistema de ahorro de agua, un líquido que escasea en la isla que cuenta con ríos cortos y poco caudalosos, y que ha sufrido una dura sequía por tres años consecutivos.

La permacultura, motivo inspirador de Rivero, es un diseño consciente de mantenimiento de un ecosistema. Esta técnica fue la base para establecer “La Ecológica”, la única planta de fregado de autos en Cuba que emplea el agua de lluvia como principal fuente del líquido.