Revuelo en redes por controversiales imágenes de Mariela Castro en un banquete

Revuelo en redes por controversiales imágenes de Mariela Castro en un banquete

Este martes amaneció con bastante polémica y revuelo en las redes sociales, después que salieran, a la luz pública, unas controversiales imágenes de Mariela Castro Espín en un banquete.

Ella es la hija del exgobernante cubano, Raúl Castro, y, según reseña el portal Cuba en Miami, quien reveló las instantáneas, “está de anfitriona de la cantante española Pastora Soler que se encuentra en Cuba para una serie de presentaciones”.

De acuerdo a este sitio, sus actuaciones en la isla serán a propósito “de las Jornadas contra la Violencia de Género y el 30 aniversario del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) que dirige Mariela Castro”.

“Mariela junto a la Pastora disfrutaron de una cena para amigos en una preciosa terraza con vista al mar en La Habana y como comida Langosta. La fotos enviadas en exclusiva a Cuba en Miami muestran como la hija de Castro disfrutó de una langosta en el almuerzo a la cual miraba con alegría mientras la cortaba junto a Pastora Soler”, agregó el citado medio.

Los comentarios no se han hecho esperar. “Yo no soy hijo de Raúl, ni de Fidel y me harté de langosta y camarones cuando vivía en Cuba. Creo que esta noticia es un poco mediocre. Es un poco cara pero siempre el cubano inventa para darse un gustico, tampoco hay que exagerar con las noticias”, dijo un lector.

A lo que otro respondió: “Que tú tuviste esa oportunidad perfecto, pero eso no es así para todos los cubanos y no creo se exagere, cuando su dinástica familia se ha pasado pidiendo austeridad a los cubanos, que yo no nunca pude hartarme de camarones y langosta y sabes que si lo hiciste fue de forma ilícita, como otros cubanos, que la compraban en el mercado negro”.

“A mi entender es como una burla a aquellas personas humildes que no puede contar con un salario decoroso para poder comer semejante alimento, todo aquel que tiene dólares se puede dar el gusto pero y aquel que no lo tiene y que vive amargamente de la libreta de abastecimiento porque la langosta ni el camarón o el pargo, serrucho, rabirrubia o cualquier otro pescado no lo venden en las bodegas del pueblo, mejor sería la foto si vemos a Mariela Castro en vez de comer una langosta la vemos picando una claria”.