Reafirman que accidente aéreo en La Habana se debió a errores humanos

Un documento publicado por el sitio del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba expresa que el accidente aéreo ocurrido el pasado 18 de mayo de 2018 se debió a una serie de errores humanos, y cita como factores contribuyentes “las inconsistencias en el entrenamiento de las tripulaciones, los errores en los cálculos de peso y balance y los bajos estándares operacionales puestos de manifiesto en el vuelo”.

“La aeronave  tenía  un  certificado  de  aeronavegabilidad  válido (…) Los registros de mantenimiento indican que la aeronave había recibido mantenimiento de  acuerdo  con  la  reglamentación  y  los  procedimientos  aprobados. No  obstante,  se  observan brechas relacionadas con algunos problemas identificados, que demuestran fallas en las buenas prácticas para ejecutar mantenimiento”, se expresa en el documento.

Además, se aclara que la masa y el centro de la  aeronave  estaban  dentro  de  los  límites  operacionales de la misma.

“No obstante, el resultado del análisis del cálculo de peso y balance realizado  por  la  Comisión,  comparado  con  la  guía  real  del  vuelo,  constata  que  el  cálculo  original  presenta  algunos  desajustes  respecto  al  peso  y  distribución  de  la  carga  y  equipaje,  peso  del  combustible,  peso  total  del  avión  en  rampa  y  al  despegue, centro  de  gravedad,  y  posición del trim estabilizador”, agregaron los especialistas.

Igualmente, se concluyó que el peso de despegue  real  de  la  aeronave  era  mayor  que  el  empleado  en  los  cálculos. Por otro lado, el  centro  de  gravedad  se  encontraba  situado  un  10 por ciento  más  atrás  que  lo  calculado, cercano al límite trasero de la envolvente operacional (29 por ciento). Sin embargo, se asegura que aunque estas condiciones no rebasaban las posibilidades técnicas de la aeronave, pudieran haber constituido “un factor contribuyente”.

Por último, el documento asevera que “no  existen  evidencias  demostradas  de rastros  de  defectos  o  mal  funcionamiento  de  la  aeronave que pudieran haber contribuido al accidente”.