Quería rescatar víctimas y no se lo permitieron. Médico cubano expresa su frustación

El Dr. Raul Portilla Puente recordará el pasado viernes 18 de mayo, como uno de los días más frustantes de su vida.

El joven cubano tuvo ante sus ojos una de las escenas más dolorosas que podría imaginarse, al ser uno de los primeros vecinos en llegar hasta la zona donde fatalmente había ocurrido el accidente aéreo.

A través de su perfil de Facebook, Portilla expresó su testimonio sobre lo vivido, durante la escena que describe como “solo vista en películas“.

“Hoy he presenciado el horror mas grande de mi vida , era un día normal , tranquilo hasta q apenas a 1 km de mi vista se eleva una columna de humo y se corre el rumor q se ha caído un avión, corrí a mi casa me puse ropa médica de guardia y en mi mochila guardé todo lo q pude laringo, mascara laringea, cánulas endovenosas, todo lo que pude y corrí como loco hasta el lugar…”

“…cuando llegue una escena solo vista en películas restos de avión por todos lados, personas sin vida cuerpos mutilados, todo un desastre, intenté ayudar, pensé q podría poner en práctica mis modestos conocimientos, mi experiencia en trauma que no es poca…”

“…no pude hacer nada, más de 100 fallecidos y yo mas frustrado q nunca porque no pude ayudar, no pude devolver una vida y frustrado también porque al presentarme ante los paramédicos e identificarme como médico anestesiólogo algunos no me tomaron en serio…”

‘…a una de las víctimas le identifico la necesidad de abordar la vía aérea y expreso q yo puedo hacerlo q tengo experiencia y no me hacen caso de hecho me viran la espalda, mientras a la víctima la cargan como pueden le mueven el cuello de un lado a otro hasta que llega el collarin…”

“…además no faltaron los “HP” q no ayudaban y solo filmaban con morbo la situacion y hasta otro que aprovechó para robar, nada que mi frustración es grande!!!

El médico cubano quiso expresar su frustación ante su disposición para ayudar en las labores de rescate.

Es probable que por otro lado las autoridades competentes, quisieron evitar otras pérdidas de vidas humanas, ante la posibilidad de que ocurrieran nuevas explosiones, lo que representaba un gran riesgo para quiénes querían acercarse al área en cuestión.

Quizás en ese momento, la asistencia médica del Dr Portillo era vital. Así somos los cubanos, dispuestos a ayudar siempre.

El joven doctor quiso aprovechar su mensaje para agradecer a todos los que arriesgaron su vida durante el rescate y aseguró que no comparte su testimonio buscando reconocimiento.

“…si hice esto es porque soy médico y luego existo, soy medico cubano y ese es mi mayor orgullo!!!“, expresó al respecto.