Futbolistas cubanos que residen en el exterior podrían jugar con la selección nacional

En declaraciones al periódico Juventud Rebelde, Rolando Reynaldo Almaguer, responsable de asuntos legales y financieros de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC) ha dicho que “En el caso de los futbolistas que tenemos viviendo en el extranjero, dígase atletas que se fueron con sus padres de forma legal y mantienen la ciudadanía cubana en otros países, que se fueron por decisión personal y no han jugado representando a esas naciones en partidos internacionales, cumplen con las condiciones legales para ser convocados por la selección cubana”, se excluyen los que abandonaron la delegación deportiva.

Almaguer se refirió a que tenemos jugadores que han expresado por diversas vías su disposición de defender la camiseta de la selección cubana, y en la AFC seguimos, en principio, el acuerdo de no rechazarlos, sino evaluar cada caso con sus posibilidades, porque en definitiva no han perdido su condición de cubanos y es su derecho y que alrededor de seis futbolistas ya han mostrado su interés.

Indicó que ya tienen en su poder la primera solicitud oficial de un jugador que milita en España, quien pidió de manera formal representar a Cuba con un documento legal firmado. Ahora su situación queda en manos del colectivo técnico.

El periódico recogió el criterio de dos jugadores que se desempeñan en clubes profesionales y anhelan representar a la isla en eventos internacionales;

Carlos Vázquez (Atlético de Madrid, España, defensa central): “Para mí es una gran ilusión poder vestir la elástica de la selección cubana, conseguirlo sería una hazaña. Luchar para complacer a todos los cubanos para mí sería algo increíble. Por eso cada día doy todo de mí en pos de hacer posible ese sueño y espero con ansia esa llamada en la que me confirmen mi convocatoria”.

Christian Joel Sánchez (Sporting de Gijón, España, portero): “Me encantaría formar parte de la selección de fútbol de la Isla. Defender a mi país resulta un motivo de orgullo y podría contribuir a una posible mejoría del nivel de nuestro equipo nacional, además de que uno de mi grandes anhelos es enseñarle al mundo que los cubanos sí podemos triunfar en el fútbol”.

Ojalá estas decisiones se concreten definitivamente para ver si en Cuba el fútbol ocupa otro lugar a escala internacional, seguramente toda la afición del país lo agradecería.