Expatriado cubano pudo haber sido cómplice del asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy

Un expatriado cubano pudo haber participado en el asesinato del expresidente estadounidense John F. Kennedy, según se aborda en un libro titulado Murder, Inc: la CIA bajo John F. Kennedy, de James H. Johnston.

En un amplio reportaje sobre este tema, el periódico británico Daily Mail analiza igualmente esta posibilidad.

El cubano se nombraba Gilberto Policarpo López, de 23 años, se encontraba en Tampa, Florida, el día que Kennedy visitó esa ciudad, y luego pudo comprobarse que estaba en Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963, el fatídico día en que JFK fue asesinado.

Al parecer, Policarpo López cruzó la frontera con México después del homicidio y voló posteriormente en un avión hacia La Habana. Era el único pasajero en la aeronave.

Lo raro es que solicitara una visa cubana para viajar a la Isla tiempo atrás, y le fuera denegada.

Lee Harvey Oswald fue considerado el autor de los hechos, pero según afirma el periódico Daily Mail, “ambos hombres estaban en Texas en el fatídico día, y aunque se sospechaba que Oswald había disparado los tres disparos que mataron al presidente, se desconocía el paradero de López”, igualmente, los dos “tenían vínculos con el Comité de Juego Limpio para Cuba (FPCC), un grupo activista pro-Cuba”.

No obstante, en el libro se explica que la CIA entregó la investigación al FBI, pero no actuó con rapidez al respecto. “López también fue excluido de la Comisión Warren que investigó el asesinato y finalmente concluyó que Oswald había actuado solo. A los agentes que investigaron a López nunca se les informó de su posible conexión con el asesinato y, como resultado, su investigación fue incompleta”, aclara el Daily Mail.