Cubanos logran escaparse de campamento panameño para no ser deportados

Cubanos logran escaparse de campamento panameño para no ser deportación

Un grupo integrado por al menos 10 cubanos, los cuales permanecían en un campamento en la selva panameña fueron deportados a la isla, mientras que otros migrantes lograron escapar de esa instalación.

Según el reporte del portal Martí Noticias, “los antillanos permanecían albergados en la comunidad de La Peñita, ubicada en Metetí, corregimiento de la provincia Darién”.

“Escapamos el día 12 de agosto por el río, ocultos en canoas con los indios de la zona, que cobraron 25 dólares por cada uno”, comentó una cubana de ese grupo que pidió no se publicara su nombre, ni el lugar desde donde se comunicó con el citado medio.

“En Nicaragua, agentes del Servicio de Inmigración y de Seguridad de Fronteras (SENAFRONT) detuvieron a los cubanos.”Nos quitaron la ropa. A los hombres los obligaron a hacer cuclillas, buscando dinero. Nos dejan sin un medio y después nos muestran el camino a seguir”, relató la mujer que tachó de corruptos a los uniformados nicas”, agregó el sitio.

“Al ser preguntados en dos ocasiones sobre el incidente, la dirección de comunicaciones de SENAFRONT dijo a Martí Noticias que haría las averiguaciones pertinentes sobre el caso. Finalmente, pidieron una solicitud dirigida al director de SENAFRONT, Erick Estrada, pero al cierre de esta nota el funcionario no había respondido”, indicó.

“A finales de junio, el diario panameño La Prensa informó que unos 60 cubanos habían sido interceptados por comandos del SENAFRONT en el Darién panameño tras ingresar de manera irregular en ese territorio procedente de Colombia. En declaraciones a ese medio, los migrantes denunciaron las pésimas condiciones del campamento y la carencia de asistencia necesaria, incluso atención médica a algunos que presentaban lesiones en los pies y las piernas debido a la peligrosa travesía, cruzando trochas y ríos”, destacó.

Asimismo, refirió que “el paso de los cubanos por Centroamérica y por países como Guyana, Ecuador, Colombia y el istmo centroamericano con el fin de llegar a Estados Unidos, ha decrecido desde el 12 de enero de 2016, cuando la administración del presidente estadounidense Barack Obama decidió poner fin a la política de “pies secos/pies mojados“, vigente desde 1995, que otorgaba un trato migratorio preferencial a los cubanos”.

“En mayo el 2016, Panamá cerró su frontera con Colombia en la zona selvática de Darién para impedir la entrada de migrantes cubanos luego de que lo hicieran Nicaragua y Costa Rica”, concluyó.