Cuba celebra su “apertura” migratoria, pero ¿es para tanto?

Desde el 14 de enero de 2013 a la fecha, unos 819 mil 749 cubanos residentes en la mayor de las Antillas viajaron al extranjero.

Esa es la noticia con que abrieron todos los medios cubanos hoy, sin embargo, sacando la cuenta de que Cuba tiene unos 11 millones de ciudadanos, nos damos cuenta de que los viajes son solo una opción para una ínfima parte de la población de la isla.

Desde 2013 es más frecuente y normal que los cubanos viajen al extranjero de manera temporal y regresen dentro de los 24 meses establecidos por la legislación nacional, muestra de ello es que solo el 11 por ciento –pasados los dos años– establecieron residencia permanente en otros países, convirtiéndose en emigrados.

¿Qué los motiva? turismo, oportunidades de inmigración, o de trabajo, facilidades para hacer negocios o dedicarse a ser “mulas”, entre otras razones.

Sin embargo, que en 5 años de “apertura” a los viajes, que menos de un millón de cubanos hayan podido abordar el avión es algo preocupante.

Uno de los detractores es indudablemente la situación económica, y empieza a afectar desde el primer paso del viaje: sacar el pasaporte cubano, considerado el más caro del mundo.

Para que se tenga una idea, se sabe que el salario medio en Cuba ronda los 25 dólares al mes, por lo que serían necesarios 4 meses de trabajo empeñando el sueldo completo para lograr reunir y obtener la identificación.

Si suponemos que en el mes se trabajan unas 8 horas durante 22 días para reunir los 100 dólares necesarios para el trámite, habría que emplear unas 706.

Otro de los principales problemas a los que se enfrentan los ciudadanos son las demoras para la obtención del librito azul, los casos varían aunque lo normal es conseguirlo en unos 10 o 15 días luego de la solicitud, aunque puede existir variaciones que ayuden a que se pueda recoger una semana antes o después de lo previsto.

En conclusión, si bien es una buena noticia que el cubano pueda viajar, y aunque con ciertas regulaciones lo haga más cada año, esa oportunidad es un lujo que solo unos pocos en todo el país se pueden permitir.