Crece la trata de personas en Cuba y el gobierno se preocupa

La prensa oficial cubana, decidió tocar un tema bien polémico, se trata de las múltiples ofertas engañosas a las que han sido sometidos los cubanos que buscan abandonar el país y que luego terminan prostituidos o tratados como esclavos en el extranjero, sin embargo, el material no analizó las causas del éxodo.

“La trata ha comenzado a manifestarse en el país en la misma medida en que se han ido incrementando las conductas migratorias y las facilidades de los cubanos a viajar a otros lugares”, comentó la activista y directora de la Editorial de la Mujer, Isabel Moya, en declaraciones recogidas por el diario oficialista Granma.

El artículo reconoció que la trata de personas en Cuba aumenta al mismo ritmo que lo hace la migración de los cubanos hacia otros países, y señaló que lo hacen bajo engañosas ofertas engañosas de trabajo bien remunerado.

“Según datos oficiales, en la isla solo se han registrado 46 delitos de este tipo entre 2012 y 2015. A diferencia de otras naciones, en Cuba los casos de tráfico de personas muchas veces involucran a profesionales con alta calificación, atraídos por la posibilidad de una mejor remuneración a la que ganan en la isla, donde el salario medio no supera los 30 dólares mensuales y la oferta no satisface las necesidades básicas”, aclara un artículo de Diario Las Américas.

Moya dijo que el “gran desafío” de la nación en la actualidad es evitar que la trata aumente, mediante la información y la educación “sobre todo en las mujeres jóvenes, pues son ellas las más vulnerables”.

Sin embargo, otros actores del país, acallados por los medios de comunicación oficiales, entienden que la verdadera causa del problema está en la “crisis social y de valores que obliga a muchos a torcer el rumbo y buscar horizontes más allá del mar”.

El artículo de Granma hace un llamado al os cubanos a “no dejarse engañar por las supuestas ofertas” y , de igual manera, pone luz roja ante anuncios para “jóvenes bailarinas”, la mayoría de ellas publicadas en el popular “medio privado digital de anuncios clasificados”, Revolico.

No obstante, ignora nuevamente que si los cubanos tuvieran propuestas valiosas dentro no pondrían la mirada afuera, o lo harían menos.