Decenas de cubanos esperan en una de las ciudades más peligrosas del mundo para cruzar a EEUU

Decenas de cubanos esperan para cruzar a EEUU en una de las ciudades más peligrosas del mundo

Un gimnasio de Ciudad Juárez (México), se ha convertido desde hace una semana en un refugio provisional para inmigrantes de varios países, entre ellos de Cuba, quienes aguardan allí para cruzar a EEUU.

“Hasta esta ciudad están llegando en los últimos días centenares de niños, madres, jóvenes y familias que buscan solicitar el asilo político cruzando por uno de los puentes fronterizos que separa una de las ciudades más peligrosas del mundo con El Paso, Texas”, destacó un artículo publicado por Cubanet Noticias.

“Los cubanos son la nacionalidad mayoritaria en el gimnasio del Colegio de Bachilleres, donde más de 550 inmigrantes de países tan diversos como Cuba, Honduras, Guatemala, El Salvador, México, Venezuela, Colombia, Congo o Camerún conviven con la esperanza de alcanzar el mismo sueño”, agregó.

“Son más de 200 los cubanos que aguardan en este gimnasio su turno a ser atendidos por las autoridades migratorias estadounidenses, después de haber viajado en avión, lancha, a pie y bus por hasta quince países”, indicó el diario independiente.

“Otras 600 personas esperan en la Casa del Inmigrante y algunos en hoteles. Un centenar de personas lo hacen a la intemperie: en la parte mexicana del puente Santa Fe por el que cada día cruzan miles de juarenses hacia Estados Unidos para ir a trabajar, estudiar, ver a sus familiares o realizar compras”, explicó.

“La espera, por el momento, es de una media de tres semanas. “Hay días en los que las autoridades estadounidenses nos piden 10 inmigrantes, otros 30 en la mañana y 30 en la tarde. Es muy variable”, comentó Rogelio Pinal Castellanos, director de la oficina de Derechos Humanos del municipio de Ciudad Juárez, que coordina la entrega.

“Los que juegan al dominó, en un día helado del desierto, son cubanos. También, todos los voluntarios para limpiar los baños y cocinar las tres comidas diarias donadas por las autoridades locales y por los juarenses, en una ciudad donde oficialmente más de 400 mil personas, del millón 300 mil, vive en la pobreza a pesar de trabajar como operarios en fábricas maquiladoras de capital extranjero”, relató.

“Los isleños son también los que gritan más: de alegría, de euforia por cada triunfo diario, por pequeño que sea. La victoria de hoy fue la de Jordan Frontera aunque todavía no ha nacido. “!Este es mi número!”, exclama radiante de felicidad Darisel Peraza Martínez,  nacida en La Habana hace 26 años y exempleada de una empresa de transportes”.

“Para entender su júbilo hay que verla acariciar su barriguita de ocho meses y medio de embarazada, mientras se despide de una decena de compatriotas que ha ido conociendo en su travesía por trece países en siete meses”.

“Después de estar cuatro días durmiendo en el suelo, ya no tiene que esperar más a que le llegue su turno y pueda ser recibida por las autoridades estadounidenses. Por el número de la pulsera rosa de papel, que le adjudicaron en la lista de la Casa del Inmigrante, hubiera tenido que aguardar unas dos semanas más para poder ser atendida por Estados Unidos”, narró CN.

*Foto capturas de pantalla de Cubanet.