Escritora cubana experimenta las consecuencias de expresarse libremente por el NO

Escritora cubana experimenta las consecuencias de expresarse libremente por el NO

La escritora cubana Katherine Bisquet Rodríguez denunció, a través de sus redes sociales, que fue agredida hoy en una lectura de poesía por expresarse libremente a favor del NO en el referéndum constitucional.

“Hoy después de terminada mi lectura de poesía en el Pabellón Cuba, fui agredida físicamente por la trabajadora de La Casa de la Poesía Alejandra Ferrer Cairo, organizadora del evento donde leía. Ya había decidido un mes antes, que en mis lecturas programadas en la Feria del Libro, antes de leer mi primer poema, haría una pequeña declaración en contra del Decreto 349. A eso se le sumó la efervescente campaña por el sí a las votaciones de la Constitución que se realiza en todo el país y decidí, de igual manera, añadir a mi desacuerdo anterior llegarme con un pulóver con un letrero que decía #yovotono”, dijo en su perfil de Facebook.

“Entré al Salón de Mayo del Pabellón Cuba, ya empezada la lectura de poesía. Esperé mi turno de lectura. Me quité la camisa que portaba por encima del pulóver con el letrero. Me senté al frente junto con la moderadora Liliana Rodríguez, actual vicepresidenta de la AHS, y otros tres poetas. Leí de última, sin ninguna intervención, aunque con algunas vistas incómodas sobre mi busto que soportaba el cartel. Antes de leer, hice mi declaración contra el decreto 349, como me había prometido antes de leer mis tres poemas. Terminada la lectura me senté en mi antigua silla sin ningún contratiempo. En el camino a mi asiento algunos me felicitaron por mi actitud”, agregó.

“Al cabo de 5 minutos, llega Alejandra Ferrer Cairo, a pedirme la credencial (perteneciente a una persona que no conozco) que minutos antes de yo empezar a leer me había prestado para entrar el día de mañana a la Cabaña a las entregas de los Premios Calendarios, del cual me otorgaron una mención en poesía. Yo extrañada y molesta por su actitud en voz baja para no molestar a los que aun leían, le dije que habláramos afuera. Ella molesta arremetió contra mí en ese mismo instante y me dio un buen alón de pelo, cosa que muchos miraron extrañados y yo tras lo sucedido salí tras ella afuera del salón”, narró.

“Saliendo, bueno, todo sucedió en fracciones de segundos, se lanzó contra mí y no soltó mi pelo, hasta que el alboroto avisó a los que estaban dentro, casi todos hombres, y salieron a separarnos. Yo por la conmoción y el impacto entré en un ataque de llanto y la solté al momento, pues no me creí que, una persona que conocía hacía ya 9 años, tras haber estudiado juntas en la Universidad, tras tener un pensamiento nada diferente al mío, sobre todo de una persona que ha pensado irse de este país toda su vida porque le genera tanta repulsión, hija de un balsero que casi pierde su vida en el mar por conseguir su propósito; sencillamente, si en algún momento hubiese esperado un acto de repudio, terminada mi lectura satisfactoriamente y dicho lo que tenía que decir, sencillamente de la persona que menos hubiese esperado eso y menos con tanta violencia y odio, fuera de ella”, argumentó sobre lo sucedido.

“Espero que mi acto de libertad de expresión no haya perjudicado a Alejandra, espero que su oportunismo siga vigente y que le puedan dar su merecido viaje a donde sea, espero que se haga su sueño realidad de reunirse al fin con su padre, espero que todo esté bien con ella y que la poesía -que ojalá consumiera más- la acompañe siempre. Son sinceras mis palabras, y siento mucha tristeza por ella, todo lo que le suceda en adelante, es 100 por ciento responsable”, reseñó.

PD: Mañana iré a buscar mi mención en el Calendario, espero que no me la retiren.