Cubanos de la isla sufren la falta de médicos en la atención primaria

Cubanos de la isla sufren la falta de médicos en la atención primaria

El portal informativo Diario de Cuba dedicó un exhaustivo artículo a `desmenuzar´ y tratar de explicar lo que ha ocurrido en la isla con el sector de la salud pública, en los últimos años.

El sitio mencionado, destacó que estamos viviendo tiempos en los que el país “con más médicos por cada mil habitantes (7,5) que países como Suecia (4,2), Alemania (4,1), EEUU (2,6) y Japón (2,4) —según datos de 2014 del Banco Mundial—, decide recortar drásticamente la atención primaria a la población”.

“La llegada de Hugo Chávez al poder en Venezuela en 1999 cambió completamente el panorama. La afinidad ideológica entre Caracas y La Habana condujo a una relación económica basada en el intercambio de petróleo por servicios profesionales. Mientras más de 100.000 barriles de crudo llegaban diariamente a Cuba en condiciones preferenciales, decenas de miles de trabajadores de la salud, profesores y entrenadores deportivos cubanos aterrizaban en el aeropuerto de Maiquetía”, rememoró DDC.

“Para La Habana, Caracas tomó el relevo de Moscú como salvavidas económico. El pasado 31 de octubre, en un acto por los 18 años del Convenio de Cooperación Cuba-Venezuela, el presidente venezolano Nicolás Maduro dijo que a lo largo de Barrio Adentro —el programa en el que participan los profesionales de salud de la Isla—, se habían realizado 872 millones de consultas y más de 50 millones de asistencias en centros de alta tecnología liderados por médicos cubanos”, señaló.

“Ante esta coyuntura, a raíz del VI Congreso del Partido Comunista, el Gobierno inicia una estrategia que llamó Actualización del Modelo Económico. Nuevas entidades comerciales, bajo la figura de opacas sociedades anónimas, ocuparon funciones que antes centralizaban los ministerios, sobre todo en las actividades más lucrativas. Una Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos (CSMC S.A.) se hizo cargo del negocio de exportación de personal de la salud”, explicó.

“Ya a finales de 2017, había trabajadores de la salud cubanos en 64 países, con Brasil y Venezuela como principales destinos. El nuevo esquema ha redistribuido radicalmente el panorama de la salud pública en Cuba, afectando tanto a los profesionales como a la población”, aseguró.

“La situación de los médicos cubanos es tan crítica que aceptan que el Estado cubano llegue a retenerles más del 70% del monto que pagan por ellos en concepto de salario los países de destino, y que les imponga fuertes restricciones a la libertad”, dijo.

“Si estos son los problemas a los que se enfrenta el personal médico, los de la población vienen de la exportación de servicios médicos, que ha significado la precarización del sistema de salud nacional. En un año como 2017, en el que el Gobierno obtuvo 11.379 millones de dólares por la exportación de servicios profesionales, tan solo el equivalente a 428 millones se habría destinado a los gastos de salud pública y asistencia social”, dijo.

Argumentó, además que “la estrategia ha significado un amplio recorte de personal y una reducción de infraestructuras que se refleja claramente en el nivel primario de atención, con algunos contrastes que las estadísticas oficiales no explican: si bien el número de médicos en Consultorios de la Familia ha caído en 23.347 desde 2010 (de 36.478 a 13.131), la graduación de especialistas en Medicina General Integral —los profesionales que el Gobierno destina a la atención primaria— no ha dejado de aumentar. Fueron 47.638 el año pasado”.