Cuba implementa nuevas normas pesqueras que podrían estrechar la relación con Estados Unidos

Cuba cambió sus leyes de pesca debido a una disminución en las poblaciones de peces, incluidas algunas especies comerciales. Por eso la Isla decidió adoptar nuevas normas para detener la pesca ilegal, recuperar la cantidad de peces que deberían habitar de manera natural en sus costas, así como recopilar datos científicos.

Y para hacerlo, necesitará de la ayuda de Estados Unidos.

Las nuevas medidas diferencian “la pesca deportiva y recreativa y ponen a las pesquerías bajo la administración del Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL) (…) Este sector ahora cuenta con 18,000 pescadores comerciales privados que operan en más de 160 puertos”, expresa el diario The Guardian.

Por otro lado, Jorge Angulo Valdés, biólogo marino de la Universidad de Florida, manifestó: “Si no buscamos colaboración, no podemos tener una imagen completa de lo que sucede (…) Trump está haciendo todo lo posible para cerrar las puertas a la colaboración. Pero Cuba está haciendo todo lo posible para que sea más fácil mantener esas puertas abiertas”.

Se estima que la Isla posee uno de los mares mejor conservados del planeta. Sin embargo, no se sabe si el gobierno estadounidense se sumará a este nuevo proyecto, sobre todo porque dicho intercambio requeriría que científicos de las dos orillas viajaran constantemente entre ambos países.

Foto tomada de Listin Diario.