CubitaNOW
x

support@cubitanow.com

“Ya no damos más”: cubanos denuncian ruido por grupos electrógenos desde hace 16 años

Alberto Arego

Sociedad, Cuba

“Me lo he pensado mucho, pero ya no hallo qué hacer. Tenemos una situación hace 16 años en la que ya no damos más porque somos perros, eso somos”, denunció una persona bajo anonimato el ruido constante que sufren los vecinos de Pedernales, Holguín, por un grupo de electrógenos cerca de sus casas.

“Esto es día y noche, ni siquiera podemos dormir. Cualquier persona pensará que después de tantos años ya deberíamos estar acostumbrados, pero eso es imposible”, afirmó sobre el ruido de los grupos electrógenos.

“Somos seres humanos, no somos animales, y tristemente nos hemos dado cuenta de que el pueblo humilde es el que más sufre. Si fuéramos otro tipo de personas, hace tiempo nos hubiéramos tirado a las calles a reclamar nuestro derecho, pero no somos así. Somos personas pacíficas, que lo único que pedimos es que se nos tengan en cuenta”, confesó la fuente que prefirió el anonimato para no perder su trabajo porque es el sustento de su familia.

El grupo electrógenos de Pedernales es “el mayor del país con una capacidad de generación de 200 000 kilovatios”, según la enciclopedia oficialista Ecured.

Fue inaugurado en 2006 por el fallecido dictador Fidel Castro. Los cubanos en Pedernales llevan desde entonces sufriendo una tortura.

“Vivo en Holguín, Cuba. Hace 16 años que instalaron a pocos metros de nuestras casas un Grupo de Electrógenos, si tiene cualquier noción de lo que es y su funcionamiento, sabrá el ruido inmenso que hace y la emisión de gases que produce”.

“Para nosotros estos 16 años han sido una tortura. Nos hemos quejado a todos los organismos e instituciones que ha sido necesario, sin tener ni una sola respuesta”, señaló.

“En nuestro barrio hay niños, ancianos, embarazadas. La mayoría de nosotros con problemas de salud, muchos provocados por la contaminación con la que estamos viviendo hace ya tantos años”.

“Nosotros estamos conscientes de la situación que hay –apuntó en referencia a los apagones-. Lo que no estamos ni estaremos jamás de acuerdo con la manera de hacer las cosas porque nosotros, que somos el pueblo, al final no sabíamos nada del funcionamiento de esas baterías ni del gran daño que podían ocasionar”.

“Aparejado a esto, tenemos a pocos metros también otra empresa, que si bien no hace ruido, el humo y partículas que emanan las chimeneas es aún peor. Me refiero a la Torrefactora de Café”.

“Mi suegra, ya fallecida y con una convicción revolucionaria muy profunda, decía que ‘nosotros vivíamos una condena peor que los cinco héroes, prisioneros del imperio’”.

“En sus informes, los funcionarios del gobierno, Partido y otros, saben de sobra que los decibeles están por encima de lo que un ser humano puede soportar”.

“Hace 20 años que yo vivo aquí, pero mi esposo y su familia han vivido siempre ahí y él tiene 51 años. Con esto quiero decir que ya vivíamos ahí cuando (instalaron) ese grupo”.

“Entonces nos preguntamos de qué derechos humanos se habla aquí en nuestro país si estamos viviendo en carne propia todo lo contrario. (No tenemos) derecho a la tranquilidad ciudadana, (ni) derecho a una vida plena sin contaminación”.

“No le escribo en mi nombre, sino en el nombre de todo un barrio que está al borde de la desesperación”, aclaro la fuente desde el Barrio del Grupo de Electrógenos, Pedernales, Holguín, Cuba.

Recomendado para ti: