CubitaNOW
x

Cubita NOW

Éxodo de peloteros cubanos: hasta los niños sueñan con jugar en Grandes Ligas

Redacción de CubitaNOW

Estados Unidos, Deportes, Beisbol, Cuba

"Quiero llegar a las Grandes Ligas y ser como Yuli Gurriel", dijo Leoni Venego, un niño cubano de siete años, a la agencia Reuters.

La citada fuente se acercó en un reportaje al éxodo de peloteros cubanos en los últimos años y comprobó que hasta los más pequeños quieren jugar en la MLB, aunque algunos como Kevin Kindelán, de ocho años, quieren llegar a formar parte del equipo Cuba.

"En los últimos seis años el número de beisbolistas que han salido del país también se ha triplicado en comparación con la década entre 2000 y 2010. Ninguna liga de béisbol... podría sobrevivir a eso", dijo el periodista deportivo Francys Romero

"Muchos de los jugadores cubanos ya no están alineados con la ideología o la política del gobierno. Los jugadores una vez esperaron mucho tiempo para emigrar, para probarse a sí mismos. Ahora se van a los 16 o 17 años", agregó.

Más de 800 deportistas y 2000 entrenadores se fueron de Cuba en la última década, reconoció en diciembre de 2021 Yoselín Ramiro, directora de formación y superación del INDER (Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación) en la Comisión de Salud y Deportes de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Según un reporte del medio oficialista Jit, el INDER detalló entre las dificultades principales "el decrecimiento de las matrículas en la base; la escasa práctica en las áreas de unas 17 disciplinas deportivas; la ruptura del sistema piramidal por la ausencia de la ESPA (Escuelas Superiores de Perfeccionamiento Atlético), fundamentalmente; y las dificultades en la infraestructura y para el acceso a medios tecnológicos de última generación".

"Nadie, ni siquiera estos niños, escapa al impacto de la dura crisis económica de Cuba, o al atractivo de la migración", dijo a Reuters el entrenador juvenil Irakly Chirino, un exjugador de la liga nacional de Cuba que comenzó su carrera el campo de béisbol 'Pontón' en el centro de La Habana. Ahora ahí juegan los pequeños con el "infield fangoso y sus líneas de foul cubiertas de maleza".

"Aquí no tenemos guantes, bates, zapatos o incluso pelotas para jugar... y cuando los tenemos, son demasiado caros. No nos engañemos... estamos perdiendo a nuestros mejores peloteros antes de que lleguen a la serie nacional", afirmó.

El entrador contó que "la falta de suministros ha llevado a los alguna vez ávidos jugadores de pelota al deporte menos intensivo del fútbol, ​​el favorito en otras partes de América Latina, o a soñar con jugar en el extranjero desde una edad más temprana".

Por su parte, el entrenador Nicolás Reyes, de 73 años, dijo que tiene una sensación agridulce porque sus exalumnos se han ido y triunfado fuera de Cuba.

"Comenzaron conmigo y ahora están en las Grandes Ligas. Me enorgullece Cuando yo jugaba, no era así. Nunca traicionarías a tu país", dijo el entrenador que reconoció a Reuters que el atractivo de la fama y la fortuna supera cada vez más al amor por la patria.

Juan Reinaldo Pérez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, dijo a Reuters que los recursos limitados de Cuba ahora se enfocan en evitar que los peloteros en ciernes se vayan.

Guillermo Carmona, gerente del equipo Industriales, lamentó la eliminación del acuerdo entre las Grandes Ligas y la Federación Cubana de Béisbol

"La falta de un acuerdo de este tipo sigue siendo un obstáculo importante para mantener el talento en casa. Sin duda, ese acuerdo fue una gran motivación para nuestros jugadores). Ahora, muchos nos han dejado", dijo Carmona a Reuters.