CubitaNOW
x

support@cubitanow.com

El gobierno cubano perdió La Habana

By Roberto Céspedes

Sociedad, Cuba

Más de la mitad de los electores de La Habana se negaron a votar o invalidaron de una forma u otra sus boletas en los comicios municipales del pasado domingo en Cuba, en lo que constituye el peor revés electoral para el régimen cubano desde la revolución de Fidel Castro en 1959. Si una frase pudiera describir lo ocurrido podría decirse que el gobierno perdió la capital de Cuba.

Un análisis de los datos oficiales del Consejo Electoral Provincial (CEP) arroja que el 51.9% de los habaneros con derecho al voto se abstuvieron, dejaron en blanco sus boletas o las anularon, frente a un 48.1% que votaron de forma efectiva para elegir a los llamados delegados del Poder Popular en los 15 municipios capitalinos.

La Habana se registró, además, un abstencionismo récord del 45%: 761 328 electores decidieron no acudir a las urnas, según cifras ofrecidas por la titular del CEP, Maydelys Dupuy, en la publicación local Tribuna de La Habana. El padrón electoral incluye a 1 677 456 votantes registrados.

Analistas e incluso funcionarios de gobierno han identificado el aumento de la abstención en recientes procesos electorales con un “voto de castigo” asociado a la crítica situación económica, política y social que sufre el país. Históricamente, el régimen cubano se congratulaba de una participación superior al 95% en todas sus votaciones de partido único como clara señal de apoyo al sistema político.

En el caso de la última elección en la capital, al abstencionismo sin precedentes se sumó un 12% de electores que depositaron sus boletas, pero las anularon o las dejaron blanco, una cifra que representa casi 110 mil sufragios.

Sumados ambos fenómenos, el voto negativo alcanzó el 51.9% del padrón electoral, un 3.8% más que todos los votos válidos emitidos.

De acuerdo con parámetros históricos, a nivel nacional los resultados electorales también fueron deprimentes para el gobierno: el 39% de los cubanos (casi cuatro de cada 10) anularon sus votos o declinaron ejercer el sufragio. Un 61% de las boletas para escoger a representantes municipales, todos pasados por el filtro del gobernante Partido Comunista de Cuba, fueron considerados válidos. 

El Consejo Electoral Nacional registró igualmente un abstencionismo histórico del 32%. En total, entre los electores que se quedaron en casa y aquellos que invalidaron su voto, unos 3.25 millones de cubanos en toda la isla dijeron No en los comicios municipales organizados por el gobierno. 

Recomendado para ti: