CubitaNOW
x

Cubita NOW

Cubano lamenta el estado en que se encontró su pueblo: “una desilusión total”

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

"Acabo de realizar una visita a mi querido pueblo de Jagüey Grande, donde nací y viví casi la totalidad de mi vida. He regresado super impresionado y afligido", confesó un cubano en un grupo de Facebook de ese municipio de Matanzas.

"La falta de alimentos, luz eléctrica, las calles totalmente deterioradas, sin pintura, sin mantenimiento, sin transporte, esos ‘bicitaxeros’ sudando la gota gorda para ganarse el sustento, dando brinco por los baches de las carreteras, dan una idea de estar viviendo en Japón a principios del siglo pasado, o esos cocheros como si viviéramos en el Viejo Oeste, dando latigazos a sus caballos cansados y agotados".

Sin embargo, al cubano le impresionó "ver la cara de sus habitantes: tristes, cabizbajos, deteriorados con una vejez prematura por todas las carencias por las que pasan. Mucho más impresionante era que cada vez que hablabas con cualquiera el tema era el mismo: una desilusión total, sin ánimos de esperanza".

"Los edificios los mismos desde que tengo uso de razón pero mucho más deteriorados, las escuelas en el mismo estado de cuando hace 60 años con el lógico desgaste por el tiempo. El parque, ese parque lleno de personas ya no lo es. Los comercios vacíos, unos pocos timbiriches particulares con muy pocas ofertas y a precios astronómicos. Las tarimas, muy pocas de aquellos que a duras penas venden algunas frutas y vegetales con precios cósmicos. Los establecimientos estatales cerrados y los que aún permanecen abierto sin ofertas de ningún tipo, ni agua", contó.

"'Cállate la boca', me decían personas que tuve a mi alrededor cada vez que les decía algo al respecto".

"Un policlínico y hospital desabastecimiento por completo: 0 medicinas y una apatía que llamaba la atención de sus médicos y enfermeras, que nada de culpa tienen y nada pueden hacer cuando les llega un enfermo. Un amigo mío tenía necesidad de pasarle unas sondas a su padre y después de toda una tarde de recorrido una persona le resolvió y su padre después de dos días pudo orinar. Alejandrina, persona excelente, músico y albañil murió y sin hacerle una autopsia lo declararon muerto por infarto".

"Qué va quedando de mi lindo y querido pueblo: una juventud sin distracción a no ser la de tomar un poco de alcohol cuando a duras penas lo consiguen; una niñez sin leche ni merienda y las personas mayores contrayendo cada día más arrugas por el constante trabajo de tratar de poder llevar algo a la mesa y en constante apagón".

"Creo que es un crimen todo esto. Pienso que nos merecemos mucho más. La vida es una sola. La solución no es irse como lo hice yo y muchísimos más. Un abrazo a todos mis paisanos y ojalá este sea el final del túnel", agregó.

Otros cubanos de Jagüey Grande que han vuelto a la isla confesaron que les pasó lo mismo. "No tuve valor ni para tirar tres fotos. El infierno. Con el dolor de mi alma me despedí de mi abuela el 10 de junio del 2022 definitivamente no vuelvo a pisar ese infierno de país".

"Totalmente de acuerdo con todo. Fui en marzo y no resistí ver tanta desolación. Mis nietos sin futuro después de graduarse de Finanzas en Jagüey Grande. No tienen dinero para pagar a esos recién graduados. Llevan UN AÑO dando vueltas y perdiendo su vida", contó una abuela.

"Yo también estuve en marzo, y realmente es increíble cómo puede ese gobierno consentir que su gente vivan en esas condiciones. Los precios desorbitados, realmente vergonzoso. No entiendo cómo todavía, haya personas que sigan defendiendo a esos gobernantes que están ahogando al cubano de a pie. Todo muy triste", apuntó otra cubana.

"Es Cuba en su totalidad, una triste pero muy triste realidad. Soy de Agramonte y mi pueblo está igual: derrumbándose en pedazos, a las personas se les ve el disgusto en sus rostros, no hay ilusión alguna, mucha necesidad. Yo en lo particular recibo la ayuda de mi familia en el extranjero y paso trabajo. Me pongo a pensar en el cubano de a pie que no tiene esa ayuda, en esos ancianos que viven de una pensión que no alcanza para nada. El cubano vive sufriendo todas estas calamidades".