Vecinos habaneros cuentan cómo les robaron un puerco asado frente a sus narices

Vecinos habaneros cuentan cómo les robaron un puerco asado frente a sus narices

El portal Diario de Cuba ha sacado a la luz pública el testimonio de unos vecinos habaneros que contaron cómo fue que les robaron un puerco asado frente a sus narices.

Todo ocurrió en el barrio Cangrejal, cerca de Santa Fe, al noreste de La Habana. “Dos hombres brincaron la cerca de atrás, levantaron el puerco en la púa y volaron en la oscuridad. ¡Son ninjas!”, dijo una de las personas que vivió el suceso.

“No pude mover ni un pelo. Uno de ellos me miró. Era de noche. Estaba en tragos. Fue realmente impresionante”… “Yo preparé el mojo de la yuca y la ensalada. Eulalia, la dueña de la casa, hizo el congrí. Todo quedó divino”, narró a DDC.

“El patio da a una cañada, por ahí no hay más casas. En la oscuridad de la noche fue difícil seguirlos. Ahora, con más calma, pienso que nos estuvieron vigilando todo el tiempo y esperaron a que el puerco estuviera asado“, relató otra.

“Encontramos la púa al otro día, en medio del campo. Se salvaron porque ya no tenía a mi perro, que murió extrañamente un día antes. Ahora me intriga si tal vez lo envenenaron”, agregó otro de los que participaba en la fiesta.

“A mi esposa la presión la paralizó y, cuando Eulalia se dio cuenta del robo en sus propias narices, gritó tan fuerte que debe haberla oído Cangrejal completo. Yo estaba pasado de tragos… con tremendo dolor de espalda por tanto tiempo sentado dándole vueltas a la púa. Me caí cuando fui a saltar la cerca persiguiendo a los ladrones. Casi me parto un brazo”, indicó.

“Con el trabajo que pasé para montarlo en 180 libras… Era un puerco bueno, la familia le había cogido cariño. A la niñas les dolió cuando lo matamos, pero más les dolió cuando se lo robaron”, refirió.

“A partir de ahora voy a mantener la puerta de la cocina cerrada todo el tiempo. La gente está desesperada, puede hacer cualquier cosa con tal de comer”, dijo una ciudadana del vecindario.