Tía de niña con autismo pidió ayuda pero el gobierno cubano dice no tener solución

Tia de nina con autismo pidio ayuda pero el gobierno cubano dice no tener solucion
Foto de: Diario de Navarra

Una niña con autismo vive aislada de la sociedad, en un pueblo de Ciego de Ávila, su tía ha pedido ayuda, pero la respuesta de las autoridades competentes es que no tienen solución para su caso.

“Hay casos extremos, al filo de la desesperanza, que merecen una mirada muy sensible de los decisores públicos, como el que relata Olga María Riquelme Cedeño, residente en calle 3ra. No. 50 A, Gaspar, municipio avileño de Baraguá: su sobrina Claudia, de siete años de edad, presenta un trastorno del espectro autista, asociado a un componente psiquiátrico. Padece claustrofobia, bulimia, crisis de ausencia de sueño. Y es adicta a estar siempre dentro del agua”, publica José Alejandro Rodríguez en su columna Acuse de recibo de JR.

En tanto, agrega la denuncia “la madre de Claudia, su hermana, tiene tratamiento siquiátrico. El padre no muestra interés en el cuidado de la niña, y la tía sufre mucho: Es mi responsabilidad familiar, social y profesional encargarme de su atención, afirma, para elevar su calidad de vida, desde el punto de vista de salud y educativo, para que pueda lograr un mejor desarrollo y satisfactoria inserción social”.

“El problema es que la niña vive aislada del mundo social, en condiciones extremadamente complejas. No está ubicada en una institución educativa especializada. Es el único caso de su tipo en el municipio. Y la única vía de acceso a la cabecera es caminando por la línea del ferrocarril, un verdadero peligro” advierte.

La tía de la pequeña ha ido a todas las instancias a quejarse Gobierno municipal, Asamblea Provincial del Poder Popular, Atención a la Población del Consejo de Estado, Asamblea Nacional del Poder Popular, pero la respuesta final es que es el municipio quien debe encargarse.

“El tiempo transcurre y el diagnóstico de la niña se agrava más. Hasta la fecha la respuesta del municipio es que no tiene solución para el caso, el cual fue elevado a la provincia para que dé respuesta. ¿Quién realmente ayudará a Claudia a mejorar su calidad de vida y a insertarse en la sociedad?”, concluye Olga María en su carta al espacio Acuse de recibo.