Pesan fuertes denuncias sobre profesor cubano

Pesan fuertes denuncias contra profesor cubano

La página La Hora de Cuba y el periodista Henry Constantin han lanzado a las redes otra denuncia comprometedora, esta vez en contra de un profesor cubano que habría acosado a más de 30 alumnos.

A continuación, Cubita Now les comparte, de manera íntegra, la nota emitida por LHDC:

No se fijen en la foto de la derecha todavía, miren la de la izquierda primero, por favor: ese hombre se llama Yasnier León, y hasta hace unos cuantos días fue un destacado profesor de Educación Física en la Escuela Primaria José Luis Tassende, en Camagüey.

Lo tenían en mucha estima padres y colegas, dirigía la tabla gimnástica, pagaba el sindicato, iba a los desfiles, había firmado el libro de condolencias por la muerte de Fidel y lo de Manos fuera de Venezuela.

Incluso, estaban haciéndole el proceso para pertenecer al Partido Comunista. Todo Ok. Sin chistar, sonriendo, desde el 2013 fue el profesor ejemplar de ¿400?, ¿500?, ¿600? alumnos, niños de entre 9 y 12 años, residentes del centro de Camagüey.

Todos lo apreciaban. Me equivoco: de ese medio millar de niños al que le impartió correctas clases de Educación Física, hay por lo menos 40 muchachitos que no piensan lo mismo, porque Yasnier León, en las aulas antiguas de esa escuela de tres pisos y salones enormes, en sus ratos libres o durante las clases, no solo daba clases de Educación Física, no. Yasnier León acosaba sexualmente a sus alumnos, los niños de las pañoletas rojas.

Y todo ha estallado ahora, tras seis años y medio millar de alumnos que han pasado por las manos de ese profesor de Educación Física, al que las autoridades solo han descubierto su faceta enferma cuando dos niños, cansados de no quiero imaginarme qué actividades, o perseguidos en sueños por no sé cuáles recuerdos mórbidos, empezaron a contarlo todo.

Su sistema parece que era bastante sencillo: al terminar las clases de la asignatura, usando su autoridad de profesor hacía subir al alejado último piso de la escuela -donde está la cátedra de Educación Física- a algún niño escogido con cualquier pretexto: “llévame estas pelotas”, o “sube para darte un papel que me hace falta le lleves a alguien”. Y ahí aprovechaba.

Hasta ahora no hay ningún reporte de violación, solo tocamientos en los casos más agresivos.

El hombre está preso ya, y aunque la devastación en que tiene a muchas familias y, peor aún, la confusión -por lo menos- que debe haber creado en las mentes de muchos niños no se resolverá con eso, espero que pase el mayor tiempo posible en un lugar donde gente de su tamaño y su mentalidad, lo usen a él para cumplir sus fantasías sexuales, como mismo él usó a los niños de la Tassende. Es lo menos que se ha ganado Yasnier León.

Realmente, tengo que dar gracias a Dios, a las cualidades de Dante, mi hijo mayor, para el ballet o al tesón que pusieron su madre, sus abuelos y yo en que estudiara ese arte, en otra escuela.

La Tassende era la escuela de Dante. Fue alumno de ahí hasta su cuarto grado, en que pasó a la Vicentina a estudiar ballet. Por un milagro Yasnier León no le dio Educación Física. Un par de veces al ir a buscar a Dante tras su clase de kárate, me crucé con este hombre en la entrada de la escuela.

No me atrevo a decir qué estaría haciendo yo ahora mismo si la historia hubiera sido distinta, y mi hijo hubiera continuado en aquella escuela. No quiero pensarlo. Por eso me duele tanto lo que están pasando esas familias, y pido que cualquier reacción que provoque este texto sea respetuosa con las víctimas.

Con esta fenómeno queda clarísimo que el sistema de educación cubano no tiene protocolos ni métodos eficaces para impedir, o detectar a tiempo, el abuso sexual infantil por parte de profesores.

A veces creo que quienes dirigen la educación si siquiera conocen las formas e implicaciones del fenómeno. Yasnier León no fue descubierto ahora, realmente: hace tres años ya se había divulgado un incidente, pero el hombre era tan buen profesor, tan dispuesto, que quienes fueron avisados optaron por mirar a otro lado.

Ah, pero si el incidente en vez de ser sexual hubiera sido político, pobre Yasnier. Y todo este tiempo, ¿dónde estaba el “núcleo del Partido” de la escuela -de hecho, el sujeto no había recibido el carnet de militante solo porque él mismo se había demorado en entregar su autovaloración-, ¿dónde estaban los informantes habituales, ¿dónde el consejo de dirección, ¿dónde la dirección de la OPJM pronta a recaudar cotizaciones? ¿Dónde se metió esa extraordinaria capacidad de vigilar y controlar, que en cualquier escuela cubana enseguida detecta, marca -y castiga- a los trabajadores y alumnos con problemas ideológicos, pero que esta vez no pudo descubrir a un abusador sexual de más de 30 niños durante seis largos años?

Lo único que han podido hacer, a destiempo, fue este lunes: una reunión de padres en que una funcionaria de la escuela habló del problema y repitió -con la mayor torpeza del mundo- unas cuantas frases “revolucionarias”, trilladas y fuera de lugar.

La próxima vez que algún tonto útil, nacional o de importación, vuelva a decirme que los niños en Cuba viven seguros y son felices, voy a acordarme con tristeza de los treinta o cuarenta niños usados por el profesor de la Tassende, para su propia felicidad.

UN PROFESOR ABUSA SEXUALMENTE DE MÁS DE 30 ALUMNOS EN UNA ESCUELA CUBANA, Y EL MININT NUNCA LO DESCUBRIÓHenry…

Posted by La Hora de Cuba on Wednesday, April 10, 2019

Por su parte, una joven jueza cubana que pidió el anonimato para proteger su identidad, reveló a la redacción de Cubita Now que, pese a que estos casos aumentan en la isla, las leyes aún no son lo suficientemente fuertes para enfrentarlos, de ahí que varios letrados han pedido al gobierno que se estudie la posibilidad de crear sanciones más duras contra los responsables de actos similares.

Sin embargo, aún no llegan.