Periodista oficialista denuncia maltratos en una tienda y la justicia cubana la ignora

Daylén Vega Muguercia, periodista cubana que colabora con medios oficialistas como Cubadebate y Juvetud Rebelde, ha denunciado en redes sociales que después de hacer una denuncia a la policía por ser víctima de maltratos de un portero en un centro comercial en La Habana, su caso quedará en territorio de nadie. Sin embargo, después de que varios medios independientes reportaran lo sucedido –y no los medios donde la periodista habitualmente labora– Vega Mugercia, quizás por temor, ha decidido eliminar su perfil de Facebook.

Cuando se disponía a entrar con su niño de cuatro años en la Tienda de Agua y Jabón, ubicada en La Habana Vieja, el portero del establecimiento, quien se nombra David Rivero Menéndez, le tiró la puerta en la cara y comenzó a reírse de los que se habían quedado fuera. “Ya no voy a dejar pasar a más nadie porque no me da la gana”, expresó Rivero Mendéndez.

“Ante mis quejas, llegó el encargado del establecimiento, que se presentó como gerente, pero que no era su función realmente. Varias personas en el lugar alegaron haber pasado por lo mismo unos 10 minutos antes, ya que el joven se dedicaba a humillar a las personas que intentaban ingresar a la tienda”, cuenta Daylén Vega Muguercia, quien además alegó que el joven comenzó a agredirla verbalmente cuando ella le contaba lo sucedido al supuesto gerente.

“Se abalanzó sobre mí para intentar agredirme, teniendo que el propio gerente aguantarlo para que no lograra pegarme, todo esto repito: en presencia de mi hijo menor de edad”, aseguró.

Como si fuera poco, el joven custodio comenzó a perseguirla por la tienda, tratando de intimidarla. Finalmente, ella lo denunció a la policía.

 “Con mi papelito que certifica la denuncia penal, me marché del lugar con la certeza de que en el curso de las investigaciones sería llamada para consulta y/o esclarecimiento de alguna parte del proceso penal en curso. Pero pasaron los días sin que nadie me contactara para nada. Anoche (30 de octubre) fui citada por el Fiscal Edgar, quien hoy en horas de la tarde me informaría la decisión del caso. A las 3:00 pm estaba en el lugar donde me recibiría, y cuál sería mi sorpresa, que el sistema judicial en que tanto confío concluía el curso legal de los acontecimientos sin jamás haber consultado a una parte de los implicados. El documento que se supone yo firmara y que por ética personal no firmé, era una burda mentira y una falta de respeto total hacia mí. No tengo copia para mostrar porque, según ellos, a mí, como denunciante y agraviada, no me asiste el derecho legal de una copia de la decisión. No obstante, manifesté mi descontento, ya no con la propia decisión, sino, con lo que allí se leía”.

Según el documento, algunos testigos y amigos del portero declararon a favor del joven y la periodista quedó como una mentirosa ante los ojos de la justicia.

Y David Rivero Menéndez, quien acosa a las personas y tiene ya un historial de violencia, sigue trabajando en el mismo lugar.

Foto tomada de Cubanet.