‘Para las compras por internet no hay racionamiento’, denuncian cubanos

‘Para las compras por internet no hay racionamiento’, denuncian cubanos

Las colas para adquirir alimentos racionados en la isla son cada vez más largas, sin embargo, muchos cubanos aseguran que cuando las compras se realizan por Internet, el racionamiento deja de ser una obligación.

Desde este 10 de mayo, “la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, anunció oficialmente la aplicación de medidas para regular la venta de productos alimenticios y de aseo e higiene para evitar el acaparamiento, una medida que incluye también a los mercados en moneda convertible que, desde su creación hace más de dos décadas, habían estado marcados por la venta liberada”, recuerda 14ymedio.

Asimismo, este portal conversó con personas que le aseguraron que “la restricción no afecta a las ofertas de las tiendas virtuales, un tema del que no se habla en la prensa oficial de la Isla pero que ha terminado delineando el estatus económico de miles de familias que reciben la ayuda de parientes emigrados”.

“Esto no puede ser, porque he venido con el dinero de mi salario a comprar comida y solo me venden dos paquetes de muslos de pollo”, comentó Raydel Frías, un joven ingeniero que aseguró al citado medio que esperó por cuatro horas.

No puede ser que hayan racionado aquí la cantidad que se puede comprar de pollo, de perros calientes y de otros productos, pero si alguien lo compra en internet no tiene límite puede adquirir todo lo que pueda pagar”, agregó. “Eso indica que nuestro dinero no vale nada en comparación con los dólares o los euros”.

“La semana pasada recibí un paquete que me compró mi hermana que vive en Atlanta y me mandó cinco paquetes de pechugas de pollo” … “También compró online cuatro bolsas de leche en polvo y, aunque le salió en casi el doble de precio, al menos pudo encontrarla”, señaló otra cubana.

“Esto al final trae malestar y desigualdades. ¿Por qué no racionan también la cantidad de productos que se venden online, para que no tener que estar viendo estos contrastes entre quienes trabajamos y hacemos la cola y entre quienes tienen parientes en el extranjero?”, manifestó una jubilada que solo vive de su pensión, equivalente a unos 25 CUC.

Las diferencias en estas formas de venta, parecen enojar a muchos en la isla, sobre todo porque cuando realizas compras en las tiendas físicas, te toca recibir un producto limitado, a diferencia de en las online.