Otra aeronave tuvo serias dificultades en Cuba pero los medios estatales se quedaron en silencio

Otra aeronave tuvo serias dificultades en Cuba pero los medios estatales se quedaron en silencio

El pasado jueves 13 de junio, el vuelo 988 de la aerolínea italiana Blue Panorama, que operaba entre La Habana y Santiago de Cuba, se vio en la obligación de regresar al Aeropuerto Internacional José Martí, porque falló el sistema hidráulico de la nave.

Varios de los pasajeros afectados informaron a DIARIO DE CUBA lo ocurrido. “Iliana García, quien abordó el desafortunado vuelo, afirmó que el mismo salió de la capital cubana con hora aproximada 8:00PM, y que a la altura de la provincia Villa Clara tuvo que regresar al punto de partida”.

Asimismo, el portal reseñó que “en la maniobra no se reportaron víctimas, sin embargo, otros pasajeros también se quejaron por el susto y los percances que el desperfecto les trajo”.

“Fueron los peores 40 minutos de mi vida”, comentó García, al tiempo que aseguró que las mascarillas de emergencia se desplegaron. “Cuando ves que eso sucede, inmediatamente piensas en lo peor. Y más aún con lo reciente que estaba el accidente de Boyeros. Por suerte, a ninguno de los ancianos que viajaba en el avión le dio un infarto”.

Según DDC, en Santiago de Cuba un grupo de personas esperaba la llegada de la aeronave, que saldría hacia la capital al filo de la medianoche. Se trataba del vuelo 989, que no se realizó.

“Tuvimos que dormir esa noche en Santiago, pues Cubana de Aviación no tenía cómo sustituir la falta del avión italiano. Nos hospedaron en el Hotel Meliá Santiago, pero solo a los que no éramos de allí. Los lugareños, imagínate tuvieron que arreglárselas como pudieron, y ya cuando se supo todo, eran como la 1:30AM, y la ciudad está lejos…”, dijo Manuel Fernández Godínez, un empresario cubano que relató cómo sucedieron los hechos.

“Al otro día nos subieron en una Yutong (marca de los ómnibus que el Estado dispone para viajes interprovinciales) y nos zumbaron para La ​Habana”, agregó.

“Dieciséis horas de viaje, parando en paladares llenas de moscas, con una comida cutre, y teniendo que pagar el agua en divisa. Las personas mayores haciendo ese viaje larguísimo”, destacó Fernández.

 

0