Nicaragua se convierte en tabla de salvación para cubanos que quieren llegar a EEUU

Nicaragua se convierte en tabla de salvación para cubanos que quieren llegar a EEUU

El pasado mes de enero, el gobierno de Nicaragua incluyó a Cuba en la categoría migratoria B, lo que da la posibilidad a los antillanos de obtener un visado de turismo consular sin esperar la aprobación de la Dirección General de Migración en Managua.

De ahí que muchos isleños intentan viajar a ese país, más que todo, para continuar una travesía hasta Estados Unidos.

“Cuando se enteraron de la flexibilización de las condiciones para obtener una visa al país centroamericano, decenas de cubanos comenzaron a reunirse en un pasillo del céntrico edificio habanero a la espera de su turno. Otros no desperdician la ocasión para hacer su propio negocio. “Si quieres llegar y entrar tienes que pagar entre 20 o 50 CUC”, dice un hombre a una joven que ha llegado sin saber que lo mejor es acudir la noche anterior y apuntarse en una lista”, refiere el portal independiente cubano 14ymedio.

“Con este cambio, el visado que antes tenía que aprobarse en la Dirección General de Migración en Managua -porque Cuba estaba en la categoría C-, hoy puede ser aprobado por el cónsul en La Habana. Es un proceso mucho más ágil y simplificado”, explicó un funcionario de Migración Nicaragua que pidió el anonimato, entonces para viajar a ese país los cubanos solo necesitan un pasaporte válido, llenar los formularios, mostrar su interés en hacer compras y pagar el servicio consular.

“El Gobierno está desesperado por ingresar divisas ante la caída del turismo. Además, otros países de la región han relajado sus condiciones de visado para los ciudadanos cubanos y un mayor número de turistas ayudará a la economía local”, agregó la misma fuente.

“Ya hay quienes empiezan a utilizar el país como un trampolín para llegar a la frontera sur de Estados Unidos, donde piden asilo político alegando persecución en la Isla. Las cifras oficiales muestran una caída en el número de cubanos que visitó el país centroamericano desde 2016. En 2015, durante la crisis migratoria, el Gobierno nicaragüense frenó el paso a los isleños que se dirigían a Estados Unidos al cerrar su frontera con Costa Rica. Ese año viajaron en vuelos directo a Managua 3.921 cubanos, una cifra que descendió hasta los 1.528 tras la derogación de la política estadounidense de pies secos-pies mojados en 2017”, destacó el portal.