Miles de cubanos residentes en Uruguay gestionan visa para Nicaragua

Miles de cubanos residentes en Uruguay gestionan visa para Nicaragua

Hace algunos días ha aumentado el número de cubanos que se aglomera en la peatonal Sarandí a la altura de Bacacay. Llegan sobre todo antes del mediodía, porque allí está la Embajada de Nicaragua, ‘que a fines de enero anunció que habilitaría la visa a cubanos. Los requisitos: dos fotos carné, fotocopia de pasaporte y 30 dólares. La visa se otorga por dos meses’.

Según reseña el local La Diaria, “el entusiasmo fue tal que en los primeros días concurrían cientos, a quienes, naturalmente, la sede diplomática no alcanzaba a recepcionar. La policía intervino, buscando poner orden y se habilitó un correo electrónico para recibir las solicitudes, pero este canal también colapsó. Fue a partir de esto que un ciudadano cubano tomó la posta y organizó, en conjunto con el personal de la embajada, un sistema que establecía 60 turnos por día”.

De igual manera, este medio ha dejado muy claro que no todos los aspirantes quieren viajar a Nicaragua. “Algunos sacan la visa apenas alcanzan a juntar el dinero para el trámite porque sienten que la habilitación puede servir más adelante. “Nunca sabemos cuándo podemos a llegar a necesitar irnos”, dice uno de los que hace cola en la embajada. “Mejor tenerla por si acaso”.

Pero, por otro lado, muchos antillanos ya tienen el pasaje comprado. “Unos pocos creen que ir a Nicaragua sirve de puente hacia México –que está dando asilo también desde hace poco tiempo–, desde donde se podría cruzar a Estados Unidos. La mayoría dice querer otra cosa. Por ejemplo, aprovechar la vuelta a Cuba para pasar antes por Nicaragua: “Allí puedo comprar ropa a la mitad del dinero de lo que podría hacerlo acá”, dice una cubana. Otra sostiene que va de paseo porque le sale “lo mismo” un pasaje a Cuba directo desde Montevideo que uno que haga escala en Nicaragua”, reseñó.

Algunos están un tanto decepcionado. “Uno de los que vuelve a Cuba comenta que “Uruguay no es lo que imaginaba”. Vino en busca de una mejor posición económica, pero no lo consiguió. Le llama la atención la cantidad de personas que duermen en la calle: “Eso en Cuba no pasa”, dice. Otro acota que les dijeron que los indigentes tienen dónde ir, “pero no quieren hacer usufructo de ese derecho”, comentó el sitio.

Otros se quejan de la xenofobia. “Me pasó que después de que alguien me echara de su comercio, mi empleador intercedió para decirle que yo era un buen hombre y me vino a pedir disculpas”.

*Foto referencial tomada de Internet