Implantarán microchip a vacas camagüeyanas para su monitoreo

Implantarán microchip a vacas camagüeyanas para su monitoreo

El proyecto de colaboración Mejora del potencial de producción de leche de vaca mediante la introducción de un programa de manejo de la salud de los rebaños lecheros de Camagüey, que lidera la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte junto a la agencia Belga VLIR-UOS, propone el uso de tecnología de precisión para el estudio de la ganadería en la provincia.

“La idea, puesta en marcha desde enero de 2019 y que tendrá cuatro años de duración, emprende actualmente un estudio exploratorio en los municipios de Camagüey, Jimaguayú, Sibanicú y Guáimaro para identificar las unidades productivas lecheras, tanto del sector estatal como privado, que formarán parte del monitoreo”, destacó Adelante, el periódico de la provincia cubana de Camagüey.

“Una vez importada la tecnología, se prevé inicialmente colocar chip a 200 vacas, en el cuello o en alguna de las extremidades. Dispositivos no invasivos que permitirán controlar el estado de salud de los animales, facilitar la detección del período de celo, medir su actividad física, deducir distancia media, velocidad y peso, informó a Adelante Digital Godofredo Garay Álvarez, vicedecano de investigación y postgrado de Ciencias Informáticas y coodirector del proyecto”, destacó.

“Con los 265 mil euros destinados a este empeño se podrá adquirir además equipamiento para el estudio de variables meteorológicas como temperatura, humedad, intensidad de las radiaciones solares y dirección del viento, entre otras”, argumentó.

José Alberto Bertot Valdés, profesor de producción animal de la facultad de Ciencias Agropecuaria y también coodirector explicó que “en Cuba no se ha aplicado antes esta tecnología de punta en la ganadería. Tiene múltiples beneficios pues permite un monitoreo constante del animal, tanto en variables fisiológicas como en la conducta y su interacción con el medio. Desde el punto de vista productivo impacta en la reproducción y dentro de ella en la detención del celo (momento en que la vaca es receptiva para la monta o la inseminación artificial)”.

Según el citado medio, “ello daría respuesta a uno de los principales problemas de la ganadería hoy en la provincia, que es la baja eficiencia en la detención del celo. Nosotros además de caracterizar las etapas de celo pretendemos manipular el Ciclo estral de la vaca. Dentro de las pretensiones se incluye la capacitación del sector ganadero en cuanto a las prácticas modernas en el manejo del ganado e incorporar una mirada de género a todas sus acciones, comentó Bertot Valdés”.