El “ciclón bomba” le llaman a la ola de frío en EE.UU.

La fuerte ola de frío polar que azota a varios estados de Estados Unidos, ha dejado hasta el momento al menos 16 muertos y miles de vuelos cancelados o aplazados.

Se han contabilizado seis muertos en Wisconsin, seis en Texas y uno en Dakota del Norte, Misuri, Misisipi y Michigan.

La “bomba meteorológica” como la denominan los expertos meteorológicos, es equiparable a un huracán invernal, está golpeando con dureza la costa este de Estados Unidos.

Hasta la fecha Se han emitido alertas ante las nevadas, fuertes vientos y heladas que acompañan a esta tormenta explosiva en los estados de Virginia, Massachusetts y Maine y se ha advertido de que en algunos puntos del país llegará a hacer más frío que en el planeta Marte.

El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que la tormenta que azota la costa este “se intensificará rápidamente y producirá vientos fuertes y dañinos, que posiblemente resulten en árboles caídos, cortes de electricidad e inundaciones costeras”.

Por su parte las autoridades de la ciudad de Nueva York declararon estado de emergencia. Hasta 23,6 cm de nieve cayeron en medio de fuertes vientos de unos 80 km/h sobre la ciudad de Nueva York hasta el jueves, cuando se registraron temperaturas inferiores a los -4ºC y una sensación térmica de -11ºC.

La ola de frío provocó que nevara en Tallahassee, la capital del estado de Florida, y obligó a cerrar parte de una carretera interestatal, informaron medios locales.

El gobernador de Florida, Rick Scott, alertó a turistas, residentes y negocios del norte del “Estado del sol” a prepararse para enfrentar condiciones de frío extremo e incluso posibilidades de acumulación de nieve.

Aunque las temperaturas no se pueden comparar con las que se están registrando más al norte, para los floridanos es poco común experimentar las bajos registros de esta poderosa ola de frío. En este estado los termómetros marcan en algunas zonas entre los 40 y los 30 grados Fahrenheit, entre 4.4 y -1.1 grados Celsius.