Desmontan banda estafadora en España cuyo líder decía ser embajador cubano

Varios medios de comunicación españoles han dado a conocer que la policía detuvo a cuatro personas acusadas de estafa y blanqueo de capitales por haber creado en Fuengirola (Málaga) una sucursal falsa del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el banco vaticano, “para conseguir fondos”.

Los implicados en este hecho rotularon una oficina y varios vehículos con los logotipos y los emblemas de la institución financiera de la Iglesia católica, con sede en Ciudad del Vaticano, y llevaban una “actividad mercantil con multitud de empresas de todo el mundo para conseguir firmar acuerdos de relaciones comerciales y asesoramiento”, señala El País.

Hasta la fecha, los investigadores desconocen la cantidad de víctimas en todo el mundo de esta red así como “el total del importe conseguido fruto de la estafa”.

Fueron desenmascarados gracias a una llamada realizada a la policía española que informaba de la existencia de un grupo criminal que usurpaba la imagen, los símbolos y la identidad de la IOR “con fines desconocidos”.

El líder de la banda es un joven español de 30 años “que se hacía pasar también por un diplomático de la Santa Sede y que disponía de documentos falsos que le acreditaban como embajador de Cuba”.

Él trabajaba junto a tres colombianos  que lograron armarse “del boato necesario para conseguir convencer a las víctimas de su supuesta autoridad y de sus amplias relaciones con los mencionados organismos oficiales”, según ha informado la policía en un comunicado. La cual añadió que los detenidos habían conseguido “pingües beneficios suplantando a la entidad bancaria vaticana”

Los investigadores decomisaron “un velero en el puerto deportivo de Fuengirola, varios automóviles de alta gama, 64.000 euros en una cuenta corriente del principal sospechoso, numerosos relojes de marcas de lujo, material informático, lingotes de plata, terminales TPV, un arma de fogueo y 5.000 euros en efectivo”.