Cubano denuncia malos tratos en aeropuerto holguinero

Cubano denuncia malos tratos en aeropuerto holguinero

Un cubano, a través de la página de Facebook llamada Realidad cubana, denunció los malos tratos en los aeropuertos cubanos y describió, desde su perspectiva, cómo ha funcionado y funciona el gobierno cubano.

Bajo el título “Lo simple y lo complejo de una maquinaria obsoleta”, el ileño dijo que “No se puede negar que el mundo está cambiando y Cuba también cambia dentro de él. En tiempos de Fidel Castro no se podía tener si quiera un reproductor VHS, algo tan simple o un DVD; quien intentase entrar al país un equipo electrónico le era decomisado por las aduanas”.

Asimismo, agregó que “no podía usted vender una casa, algo tan simple, tampoco podía comprar un carro, tener un dólar en el bolsillo, hospedar a un extranjero en su casa, alquilar un carro en agencias estatales ni hospedarse en un hotel de lujo para turistas”.

“No podía usted tener un celular, algo tan simple y ni soñar algún cubano con viajar, algo también tan simple. Fidel nunca nos dejó a los cubanos tener nada, porque para su entendimiento aquello era consumismo o diversionismo ideológico, pero él hacía y tenía todo lo que prohibía”, destacó.

“Todo ello era considerado DELITO. Tanto fue el propósito de usurpar derechos al individuo que creó un entramado de leyes que dejó al ciudadano sin personalidad jurídica. Pero se enfermó el hombre y como nadie es eterno y sabiendo que la muerte le visitaría aprovechó su poder para dejarlo en herencia a su hermano menor, tal si fuera una gran dinastía”, explicó.

“El heredero se comprometió a realizar la metamorfosis esperada por tantos años pero, a su manera. Tardó meses en salir a intervenir en la TV después de llegar a la silla. Poco a poco aflojaba la tuerca por un lado y apretaba la otra tuerca por el otro, porque este tornillo es de varias tuercas que aprietan y aflojan para salvar al sistema, algo complejo”, comentó.

“Ya podemos tener un teléfono celular en el bolsillo pero cada palabra la pagamos en dólares, algo complejo, los cubanos no cobramos dólares. Nos han limpiado la canasta básica y no tenemos a quien demandar. Ya podemos tener dólares americanos pero se acabaron los subsidios y los impedidos, cojos, tuertos, mancos, ciegos y limitados físicos perdieron su pensión”, agregó.

“Ya podemos alquilar un TUR y hospedarnos en un hotel, pero a un precio que ningún obrero lo puede hacer, ni trabajando toda la vida. Uno o dos países nos permiten el viaje libre a cubanos de la isla, pero al regresar los servicios de Aduana nos decomisan la mitad de las mercancías, algo complejo, desalojar al propietario de su detenciones”, añadió.

“Los que se fueron ya pueden regresar, pero cayados, pueden matricular en la lista negra y no entran más. El cubano puede ver televisión digital, pero el televisor le cuenta 400 dólares y el sufrió un reajuste de plantilla y quedo disponible, algo complejo. Han mermado bastante los apagones, pero se disparó la tarifa de la corriente, ella te usurpa la mitad del salario, si tienes “, indicó.

“A juzgar por nuestro sistema electoral, estamos ante la más justa democracia del mundo, pero nuestras cárceles están llenas de presos políticos y no paran las detenciones. Los mecánicos del Socialismo se han dedicado a reparar y reparar una maquinaria vieja y obsoleta que bota aceite por todos lados, sale humo por todas partes, no tiene fuerza, hace mucho ruido y tiene poco avance”, comparó.

“Ya a lo largo y ancho del país tenemos una tienda en cada esquina, pero no tenemos ni ganamos dólares. Ya podemos recibir dólares de nuestros parientes de la diáspora, pero nos pagan Pesos Convertibles, algo complejo”, refirió.

“Nunca el Socialismo ha ofrecido algo sin sustraer otra cosa. Recuerdo ahora que iniciado el Periodo Especial en los 90 el aceite comestible se ausentó de la canasta por muchos años y cuando el Estado cubano lo introdujo de nuevo lo hizo condicionando sustraer una libra de azúcar. Le parecía que 5 eran demasiado. Media libra de aceite para un mes, dos días después, compre con dólares”, recordó el cubano.

“Y así anda esta vieja maquinaria, que le llaman Socialismo que bajo la opinión y decisión de uno sólo ha llegado a ser carcasa y ni siquiera a empujones ha podido echar a andar entre tanto estira y encoje, aprieta y afloja, reparte porrazos y detiene, firma contratos por aquí e inaugura zonas francas por allá, resucita a sus muertos e improvisa desfiles cuando andan los ánimos por el piso”, dijo.

“Todo por una única meta, enfrentar y derrocar al imperio, el mismo imperio que le facilita los dólares con los cuales sobrevive en su condición dictatorial. El mismo imperio que le facilita la internet, las comunicaciones y las remesas. Este es un país cuya cúpula y élite está compuesta por personas duras y caprichosas, tal vez con el propósito de que esta mediática guerra política Cuba-EUA siga por un asunto de conveniencia”, concluyó.

Lo simple y lo complejo de una maquinaria obsoleta.No se puede negar que el mundo esta cambiando y Cuba también cambia dentro de el. En tiempos de Fidel Castro no se podía tener si quiera un reproductor VHS, algo tan simple o un DVD; quien intentase entrar al país un equipo electrónico le era decomisado por las aduanas. No podía usted vender una casa, algo tan simple, tampoco podía comprar un carro, tener un dolar en el bolsillo, hospedar a un extranjero en su casa, alquilar un carro en agencias estatales ni hospedarse en un hotel de lujo para turistas. No podía usted tener un celular, algo tan simple y ni soñar algún cubano con viajar, algo también tan simple. Fidel nunca nos dejo a los cubanos tener nada, porque para su entendimiento aquello era consumismo o diversionismo ideológico, pero él hacia y tenia todo lo que prohibía. Todo ello era considerado DELITO. Tanto fue el propósito de usurpar derechos al individuo que creo un entramado de leyes que dejo al ciudadano sin personalidad jurídica. Pero se enfermó el hombre y como nadie es eterno y sabiendo que la muerte le visitaría aprovechó su poder para dejarlo en herencia a su hermano menor, tal si fuera una gran dinastía. El heredero se comprometió a realizar la metamorfosis esperada por tantos años pero, a su manera. Tardó meses en salir a intervenir en la TV después de llegar a la silla. Poco a poco aflojaba la tuerca por un lado y apretaba la otra tuerca por el otro, porque este tornillo es de varias tuercas que aprietan y aflojan para salvar al sistema, algo complejo. Ya podemos tener un teléfono celular en el bolsillo pero cada palabra la pagamos en dolares, algo complejo, los cubanos no cobramos dolares. Nos han limpiado la canasta básica y no tenemos a quien demandar. Ya podemos tener dolares americanos pero se acabaron los subsidios y los impedidos, cojos, tuertos, mancos, ciegos y limitados físicos perdieron su pensión. Ya podemos alquilar un TUR y hospedarnos en un hotel, pero a un precio que ningún obrero lo puede hacer, ni trabajando toda la vida. Uno o dos países nos permiten el viaje libre a cubanos de la isla, pero al regresar los servicios de Aduana nos decomisan la mitad de las mercancías, algo complejo, desalojar al propietario de su detencionesLos que se fueron ya pueden regresar, pero cayados, pueden matricular en la lista negra y no entran mas. El cubano puede ver televisión digital, pero el televisor le cuenta 400 dolares y el sufrió un reajuste de plantilla y quedo disponible, algo complejo. Han mermado bastante los apagones, pero se disparó la tarifa de la corriente, ella te usurpa la mita del salario, si tienes trabajo, si no tienes, inventa, consigue y resuelve. A juzgar por nuestro sistema electoral, estamos ante la mas justa democracia del mundo, pero nuestras cárceles están llenas de presos políticos y no paran las detenciones. Los mecánicos del Socialismo se han dedicado a reparar y reparar una maquinaria vieja y obsoleta que bota aceite por todos lados, sale humo por todas partes, no tiene fuerza, hace mucho ruido y tiene poco avance. Ya a lo largo y ancho del país tenemos una tienda en cada esquina, pero no tenemos ni ganamos dolares. Ya podemos recibir dolares de nuestros parientes de la diáspora, pero nos pagan Pesos Convertibles, algo complejo. Nunca el Socialismo ha ofrecido algo sin sustraer otra cosa. Recuerdo ahora que iniciado el Periodo Especial en los 90 el aceite comestible se ausentó de la canasta por muchos años y cuando el Estado cubano lo introdujo de nuevo lo hizo condicionando sustraer una libra de azúcar. Le parecía que 5 eran demasiado. Media libra de aceite para un mes, dos días después, compre con dolares. Y así anda esta vieja maquinaria, que le llaman Socialismo que bajo la opinión y decisión de uno sólo ha llegado a ser carcasa y ni siquiera a empujones ha podido echar a andar entre tanto estira y encoje, aprieta y afloja, reparte porrazos y detiene, firma contratos por aquí e inaugura zonas francas por allá, resucita a sus muertos e improvisa desfiles cuando andan los ánimos por el piso. Todo por una única meta, enfrentar y derrocar al imperio, el mismo imperio que le facilita los dolares con los cuales sobrevive en su condición dictatorial. El mismo imperio que le facilita la internet, las comunicaciones y las remesas. Este es un país cuya cúpula y elite esta compuesta por personas duras y caprichosas, tal ves con el propósito de que esta mediática guerra política Cuba-EUA siga por un asunto de conveniencia.

Posted by Realidadcubana on Friday, October 5, 2018