Crece a ritmo acelerado la llegada de cubanos a Haití

Crece a ritmo acelerado la llegada de cubanos a Haití

Los cubanos se han convertido en la mayor clientela del mercado Hippolyte Puerto Príncipe, en Haití. Llegan al país considerado como el más pobre del mundo para satisfacer todas las carencias que enfrentan a diario en suelo patrio.

“En los estrechísimos pasillos donde se acumulan montañas de ropa, los únicos clientes del día son extranjeros llegados al país desde muy cerca y por muy poco tiempo”, refirió AFP.

“Compro de todo: ropa, equipos electrónicos, zapatos… En Cuba es muy caro, y, sobre todo, no existen estas ofertas”, dijo el isleño Wilfriedo Sotolongo a la mencionada agencia.

“Tenemos un límite de 30 kilos por valija y no podemos comprar más de 12 artículos del mismo género: 12 remeras, 12 pantalones, 12 corpiños”, dijo María Carmen, que viene de la Sierra Maestra, en el suroeste de Cuba.

“Cuando los vendedores nos hacen lotes de 10 no tenemos problema, nos arreglamos entre nosotros: en el avión todos nos conocemos”, agregó sonriendo esta mujer de unos 40 años.

“En Cuba, donde el sector privado es muy reducido aún, las tiendas estatales ofrecen poca variedad y altos precios en el país de 11 millones de habitantes. Así que más que nunca los cubanos se dan cuenta que vale la pena ir a Haití para abastecerse de productos”, explicó el citado medio.

“Los turistas cubanos son fácilmente reconocibles en la terminal aérea de Puerto Príncipe: todo su equipaje se compone de grandes paquetes de ropa, televisores de pantalla plana y juguetes para niños”, señaló.

“Aquí no vendemos caro, pero todo es ahora demasiado caro para los haitianos: hoy la gran mayoría de mis clientes son cubanos, por eso los quiero”, dijo una joven haitiana de 27 años.