Colapsan trámites de regularización en Uruguay ante creciente llegada de cubanos

Colapsan trámites de regularización en Uruguay ante creciente llegada de cubanos

Medios locales se hacen eco, esta semana, de la situación que se vive en Uruguay, ante la creciente llegada de ciudadanos cubanos que buscan asentarse y regularizarse en ese país, por lo que se han colapsado los trámites.

Según indica El País, “la regulación lleva demoras de casi un año y la Cancillería está reprogramando la agenda”, no obstante, cada jornada allí amanece una treintena de isleños “a la espera de un turno”.

“Todo sea por un documento, un simple papel que los habilita a trabajar y a tramitar la cédula de identidad. Pero quienes llegan hoy están recibiendo turno para el año que viene”, dijo el citado medio.

“¿El motivo? En los primeros ocho meses de 2018 han ingresado a Uruguay, con la aparente intención de quedarse a vivir, unos 4.600 cubanos —la misma cantidad que había llegado desde que comenzó el siglo XXI. Y el sistema no da abasto”, explicó.

Asimismo, narró un poco sobre la historia de la cubana “Madeliane Marrero (43) está hace casi cinco meses en Montevideo, pero le fijaron la audiencia para marzo de 2019. Ayer, tras una nueva protesta en la puerta de la Cancillería, le adelantaron la fecha para noviembre aunque, le aclaró un funcionario de la cartera, “la agenda es inviolable y con seguridad el turno no será antes del año que viene”.

“Juntó dinero, se hizo un bolsillo falso por adentro del buzo para que los traficantes que la “ayudarían” a cruzar Brasil no le quitaran todos los ahorros, trajo su título de enfermera y se aseguró de averiguar que en el país había suficiente oferta laboral en su rubro”, indicó.

“Tan bien había hecho el plan que a los pocos días de haber llegado ya tenía asegurado un trabajo en una empresa de acompañantes de adultos mayores. Es que en un “país de viejos” en el que faltan unos 14.000 cuidadores, según estima el Ministerio de Desarrollo Social, no todos los días se ofrece para un cargo de este tipo una enfermera profesional que era catedrática en la universidad de Las Tunas, en el oriente de la isla caribeña”, comentó.

“Pese a que Marrero era jefa en la Universidad y tenía una experiencia de dos décadas, su salario mensual era de US$ 40. Es decir, la migración cubana “es una cuestión económica, de oportunidad laboral, de confort y de proyección hacia el futuro”, explicó la enfermera que, junto a otros compatriotas, volverá a manifestarse hoy en la mañana”, aseguró el diario.