Celebran en Cuba el el aniversario 200 del nacimiento del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo.

Nacido el 18 de abril de 1819 en Bayamo, Manuel de Céspedes y del Castillo, el hombre de La Demajagua lanzó el guante retador al poder colonial español para iniciar la lucha por la definitiva independencia de Cuba, el 10 de octubre de 1868. José Martí lo identificó «…como el volcán, que viene, tremendo e imperfecto, de las entrañas de la tierra».

Cabe a Carlos Manuel de Céspedes el honor y la gloria de ser el guía e impulsor de todo un pueblo, el apasionado líder que tomó Bayamo, estableció el gobierno provisional y en Guáimaro asumió oficialmente las riendas del primer gobierno de la República de Cuba en Armas. El hombre de La Demajagua, humanista y filántropo como Martí, trazó la ruta y dejó un ejemplo imperecedero de civismo, moral, patriotismo y humildad.

Dio a conocer su plan de lucha con el Manifiesto de la Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba, concediéndoles la libertad a sus esclavos e invitándoles a unirse a la lucha anticolonialista. Fue mayor general del Ejército Libertador de Cuba y primer presidente de la República de Cuba en Armas. Destituido como presidente en 1873, se instaló en San Lorenzo, la Sierra Maestra donde, en 1874, cae en desigual combate contra las tropas españolas.