CubitaNOW
x

Cubita NOW

Lanzan campaña por la libertad de Luis Manuel Otero Alcántara: #ConvirtiendoLaViolenciaEnArte

Redacción de CubitaNOW

Arte y Cultura, Cuba

La activista y curadora de arte Claudia Genlui lanzó la campaña "Convirtiendo la violencia en arte" por la libertad del preso político Luis Manuel Otero Alcántara, quien fue condenado en Cuba a cinco años de prisión, y para denunciar la represión del régimen en la isla.

"Compartimos las imágenes de estas obras, con la intención de invitar a 'todxs' a sumarse al llamado de Luis: escribir sobre estas obras es una manera, también, de contribuir a la denuncia de la arbitrariedad que hoy existe en Cuba y continuar convirtiendo la violencia en arte", dijo Genlui en Facebook.

"Las personas que deseen participar pueden escoger una obra de las que estaremos subiendo, escribir sobre ella y colocar sus impresiones en sus redes con el hashtag #ConvirtiendoLaViolenciaEnArte #freeluisma, o pueden enviarla a mi correo personal: claudiagenluihidalgomoreno@gmail.com y la subiremos en las páginas de Luis. ¡Seguimos!", agregó.

Genlui compartió como ejemplo un texto de la activista Yanelys Nuñez sobre las obras de Otero Alcántara.

"Cuando Luis Manuel salió del hospital el 1 de diciembre de 2020, luego de una semana de huelga de hambre y de sed, la cámara de seguridad ya estaba allí. El poste que la sostiene, en el mismo frente de su casa, tiene el número de serie UB_694. Ante este hecho agresivo que invade no solo la intimidad de Luis Manuel, sino la de sus vecinos y amigos, Luis decide 'transformar la violencia en arte'".

De esta manera inicia una serie de dibujos a lápiz o a pluma, donde teje desde distintas dimensiones, las relaciones entre la vigilancia, el Poder, el artista acosado y sus deseos emancipatorios, señaló Núñez.

Titulada Naturaleza muerta, la serie podría dividirse en dos espacios. El primero, cuando la cámara (UB_694) cobra vida y establece un romance con Luis Manuel (pasan por todas las fases típicas del amor romántico: se conocen, se envían mensajes de seducción, tienen sexo, hijos, hay momentos de dolor cuando Luis es apresado, etc.). Y el segundo espacio es cuando Luis exige a la cámara, al Poder detrás de ella, que cumpla con sus funciones. Que garantice las confituras de los niños y el ocio, que se preocupe por la alimentación, que cese la violencia contra los disidentes, que luche contra los feminicidios, que responda a las demandas de la sociedad cubana, etc.

"Luis Manuel ha sido víctima desde el inicio de su artivismo de todas las formas de vigilancia y acoso. Recuérdese que el 8 de agosto del 2020 la Seguridad del Estado Cubano violó con su tecnología y sin autorización, la privacidad de su teléfono móvil y publicó fotografías y videos de cibersexo con su pareja", apuntó la activista.

Hay que destacar que la violencia sexual no se limita a la violación con penetración forzada, o golpear a un ser, ésta también incluye la "difusión, revelación, publicación, cesión o comercialización de imágenes, materiales audiovisuales o audios con contenido sexual de cualquier persona si su autorización". Se suma que el contenido (robado y publicado) tiene un fin político siendo encabezado por un texto retrógrado que incita al machismo, a la homofobia y a una visión moralista de la sexualidad.

Utilizando escenas personales y cotidianas de la propia vida de Luis y de la realidad cubana, esta serie, realizada a manera de diario, funciona a la vez que como espacio de resistencia, como documento y denuncia de una época.

Comentario aparte merece el grupo de imágenes, de la misma serie, realizadas cuando Luis Manuel estuvo detenido durante 29 días y a la fuerza en el hospital Calixto García de La Habana, luego de haber realizado una segunda huelga de hambre y de sed en abril de 2021. Los dibujos de este momento tienen la marca del aislado, del confinado. La ausencia de información sobre lo que estaba sucediendo fuera de las cuatro paredes del hospital generaron en Luis una para-realidad donde aflora todo el imaginario oscuro y confuso del ser vigilado, agregó Yanelys Nuñez.