Una de las urbes mexicanas más peligrosas ha sido transformada por migrantes cubanos

Una de las urbes mexicanas más peligrosas ha sido transformada por migrantes cubanos

Cientos de cubanos han llegado en las últimas semanas a una ciudad considerada por muchos como una de las más peligrosas de México. Se trata de Juárez, donde miles de antillanos han quedado varados a la espera de un asilo político en Estados Unidos.

La lugareña Cristina Ibarra, quien vendía tacos en “El Mariachi”, un restaurante que regentaba en la Avenida Juárez, camino que lleva al puente fronterizo Paso del Norte-Santa Fe, por el que se cruza a El Paso, Texas, ha visto su vida transformada desde la llegada de los migrantes.

“Cuando algunos cubanos buscaban qué comer, se acercaban a preguntarle a la dueña de este local típico mexicano si tenía arroz. Un día esta viuda, de 43 años y madre de dos hijos, solucionó el problema. Les ofreció que ellos mismos cocinaran su arroz, que a ella “ni le gustaba hacerlo ni sabía cómo”. La sorprendieron con varios manjares de la cocina cubana”, reseñó Cubanet Noticias.

Y la acogida de decenas de cubanos fue tan buena que en apenas dos horas la comida se acabó. “Atrás quedó hace más de una semana “El Mariachi”. Ibarra traspasó su negocio a un local más amplio situado en la calle Ramón Rayón, cercano a la oficina de Correos. La pequeña Habana en Ciudad Juárez no había hecho más que nacer”, agregó el portal.

“Nunca he estado en Cuba, pero siento como que estoy de viaje. Siento como que estoy en otro país, me gusta viajar”, narra Ibarra, quien se ha convertido en la “propietaria del primer restaurante cubano de esta ciudad mexicana fronteriza con Estados Unidos, rodeada de fotos del Malecón de La Habana, el Morro Cabaña y el Capitolio. Imágenes que imprimió desde Internet y que decoran las paredes del local”.

“Son buenos trabajadores y honestos. Una señorita que me acaba de llegar es ginecóloga. Yo necesito trabajar y ellos necesitan un ingreso y yo también necesito un ingreso, y nos hacemos fuertes”, argumentó esta señora que les ha abierto las puertas a nuestros compatriotas.

Allí trabajan lo mismo chefs profesionales en Cuba hasta médicos y profesores universitarios, todos intentando tener algo de ingresos en tanto esperan su turno para presentarse ante autoridades de EEUU.