‘Tengo mucho miedo’, niños cubanos asaltados en Ciudad Juárez hablan

Tengo mucho miedo niños cubanos asaltados en Ciudad Juarez hablan

Un portal informativo independiente conversó con algunos de los niños cubanos que vivieron el asalto que tuvo lugar hace pocos días en un refugio temporal para migrantes que pertenece a la red de albergues gobierno del Estado de Chihuahua, en Ciudad Juárez.

Una de las que pudo hablar fue la pequeña Karelia quien asegura que “nunca había visto armas largas, ni cortas”, pero aquel día en el que 3 “hombres armados irrumpieron en la humilde vivienda” conoció el pánico.

Todo ocurrió en la colonia Francisco I. Madero, una de las violentas de esta ciudad fronteriza con El Paso, Texas, en donde hay muchos migrantes cubanos que están esperando su turno para entrar ordenadamente a Estados Unidos, para solicitar asilo político.

“Sentí cuando las pistolas cargaban, tengo mucho miedo”, recuerda Karelia Martínez Rodríguez. “Sabía que esto iba a acabar en muerto. Me dio mucho miedo porque pensé que uno se iba a morir, o muchos”, añade la niña que sueña con ser actriz y que habló con Cubanet Noticias.

Por su parte, Elizabeth, de 13 años, hermana de Karelia, de 11 años, también habló sobre lo sucedido. “Me sentí muy mal porque ahí lo estaban golpeando y yo viéndolo. Me daba mucha tristeza, yo quería defenderlo”, recuerda Elizabeth sobre su abuelo.

“Él se fue a Cuba hoy, porque no aguantaba esta sensación de estar en un país donde hay mucha violencia, y ya estaba enfermo… tiene 73 años y lo golpearon mucho”, añadió la niña.

“Estaba acostado en la cama y de pronto empezaron las personas a correr. No sabía qué sucedía, Cuando voy a bajarme de la cama, viene una persona con el arma y me dice que me voltee, y me golpea, con la parte de atrás del arma, en la cabeza, en el hombro, en las costillas”, relata Chamel Martínez, de 15 años.

“Comenzaron a pedir los teléfonos, dinero, y se llevaron las maletas de las personas. Les pegaron y les dieron patadas. Me pegaron tres o cuatro veces, cuando llegaron y cuando se fueron”, agrega.

Así lo vivieron, con miedo, como si fuera una película, pero no, fue real.